Michael Scumacher y su última hora | EFE

La cláusula en el testamento de Michael Schumacher

stop

El Kaiser dejó todo perfectamente atado

13 de octubre de 2017 (18:05 CET)

Michael Schumacher fue el rey de la Fórmula 1 y todavía hoy no ha surgido una figura de igual magnitud. El Kaiser rigió con puño de hierro el paddock automovilístico pero trascendió a la cultura popular por su carácter afable y responsable.

Lejos de ser una gran estrella que gustara de los excesos y la extravagancia, Schumacher siempre transmitió la idea de ser un tipo familiar, tranquilo. Su agresividad al volante no se traducía en su día a día.

Con su familia en mente, y dejando constancia de su carácter previsor y responsable, Schumacher firmó un testamento antes de protagonizar su retorno a Mercedes. El alemán volvió a la escudería británica para sentar las bases del proyecto ganador que hoy lidera Lewis Hamilton y sintió que debía dejar todo cerrado en su vida.

Todo por su familia

Curiosamente, el propio piloto aseguró en una entrevista en ese momento que “no tenía tanto que ver con la Fórmula 1 sino con los accidentes que pueden ocurrir en el día a día”. Una frase trágicamente premonitoria.

El alemán sigue sin recuperarse del accidente de esquí que le dejó en coma y vive retirado en su casa de Ginebra. En las últimas semanas se especuló con la posibilidad de que la familia Schumacher se mudara a Dallas para probar un tratamiento para Michael, pero su débil estado impidió hacer el viaje.

Desde que entrara en coma inducido, Schumacher ha recibido la atención constante de un médico. Los pronósticos no son favorables, pero el tratamiento puede continuar gracias al testamento que preparó en su momento.

El campeón de F1 estipuló que su patrimonio personal pasaría a manos de su mujer Corina y sus dos hijos, Gina-Maria y Mick. Una fortuna que se estima entre los 600 y 900 millones de euros que su familia está queriendo dedicar en su recuperación.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad