La chulería de Jorge Lorenzo le juega una mala pasada en Ducati

stop

El piloto español se estrena con mal pie con el equipo rojo

Ducati tiene una sorpresa brutal para Jorge Lorenzo | EFE

23 de noviembre de 2016 (19:12 CET)

Jorge Lorenzo siempre ha pecado de ser demasiado claro. Cosa que no es mala, pero le puede ocasionar problemas. Y, sobre todo, ha pecado de ser poco cuidadoso a la hora de ostentar.

El piloto mallorquín se siente satisfecho cuando muestra a todo el mundo sus lujos, como si ello fuese un gran motivo para impresionar a la gente. A veces funciona.

Sin embargo, en Ducati ya le han pegado un toque de atención. La marca italiana no acaba de compartir esa necesidad de ostentar que tiene el español. Cree que perjudica a su imagen.

La última de Lorenzo es que se ha comprado un cochazo. De los muy caros. Nada más y nada menos que un Ferrari. Rojo e italiano como Ducati, sí, pero que cuesta una millonada.

Ha comprado un Ferrari de 1,3 millones

Es un modelo bautizado como LaFerrari y está valorado en 1,3 millones de euros. Evidentemente es un capricho que se podrá permitir con el nuevo sueldo desorbitado que percibirá en Ducati.

Lo singular del Ferrari LaFerrari es que solo se fabricaron 499 unidades. Es el primer híbrido de Ferrari y sucesor del Ferrari Enzo. Tiene 963 CV y llega de 0 a 100 km/h en tan sólo tres segundos.

Todo un lujo. Sin embargo, Lorenzo debe vigilar con este tipo de cosas. En lugar de ir con cuidado, ha publicado la adquisición del bólido a los cuatro vientos.

Ya le pasó factura el show que hizo de su antigua casa de Barcelona para un vídeo de Monster. Enseñaba todos los lujos de su mansión como si estuviesen al alcance de cualquiera.

"Está más solo que la una"

Y no solo eso, sino que durante la grabación del vídeo se colaron un montón de chicas en bikini posando sensualmente para demostrar lo 'guay' que es Lorenzo: rodeado de dinero, lujo y mujeres.

Por desgracia, la realidad del piloto español era muy distinta en aquel momento. Es un tipo tremendamente solitario, que tiene un montón de gente a su alrededor que se acerca por interés.

Sin embargo, los que le conocen dicen que está "más solo que la una" y que prácticamente no tiene amigos. El único con el que tenía una relación real de afecto era Ricky Cardús. Pero fue a menos.

Tampoco era especialmente buena su situación en Yamaha. Cuando decidió marchar a Ducati, pidió a sus mecánicos que le acompañasen. Pero solamente uno, Juan Llansà, se ha ido con él.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad