La bronca de las broncas de Valentino Rossi con Yamaha

stop

El piloto italiano explotó en el box de su equipo debido a la ruptura del motor

Valentino Rossi desmonta a Jorge Lorenzo | MotoGP

22 de mayo de 2016 (18:15 CET)

Valentino Rossi está que trina. El piloto italiano dio rienda suelta a su peor versión este domingo en Mugello, durante el Gran Premio de Italia. Rossi jugaba en casa y partía primero desde la parrilla gracias a sus tejemanejes con Maverick Viñales, pero tuvo que abandonar en la novena vuelta porque una humareda blanca tiño de tristeza el circuito de Mugello: su motor se había roto.

Rossi montó en cólera porque se veía favorito para ganar la carrera, que finalmente se llevó su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, abriendo la brecha entre ambos a 37 puntos (Marc Márquez está a 10 del mallorquín). El italiano se enfadó mucho con los mecánicos de Yamaha por no haber previsto que esto podía pasar, según ha podido saber GOL. Montó en cólera dentro del box.

Especialmente molestó se mostró cuando le comentaron que a Lorenzo le había pasado algo similar en la warm up, la tanda libre de 20 minutos en que los equipos hacen la puesta a punto final previa a la carrera. El motor de Lorenzo también se rompió, generando una humareda blanca similar a la que Rossi sufriría después. A Lorenzo le cambiaron el motor, corrió y ganó. A Rossi no le tocaron nada.

El italinao se quejó abiertamente de esta situación, entendiendo que sí a su compañero le había ocurrido eso, a él también podía pasarle. Considera que se tenían que haber tomado más precauciones y que no se actuó como un verdadero equipo. Rossi se veía con posibilidades de ganar, a pesar de que Lorenzo le adelantó ya en la salida.

Los fans pagan el pato

"He sido muy desafortunado. He tenido el mismo problema que Jorge pero a él le ha pasado en el Warm Up y a mi en la carrera. Es una derrota que pesa. Tal vez esta serie de motores tiene algo que no va y debemos entender el porqué. Siempre es doloroso romper, pero hacerlo aquí, delante de mis 'tifosi' lo es más aún", expuso el piloto italiano ante los medios.

En efecto, estaba tan molesto que ni siquiera salió a saludar a los más de 1.000 seguidores italianos que se aglutinaron en el podio y los otros miles que le esperaban delante de su box. Rossi no estaba para bromas y lo pagaron sus fans. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad