La bomba de Ferrari está a punto de estallar (¡Ojo a Fernando Alonso!)

stop

El piloto asturiano entra en las quinielas del baile de sillas que se avecina en la Fórmula 1

La primera imagen del Ferrari revoluciona la F1 | EFE

07 de enero de 2017 (19:53 CET)

Baile de sillas en la Fórmula 1. No ahora, sino de cara a la temporada 2018. Fernando Alonso, siempre salpicado por la polémica, no quedará al margen.

El torbellino de movimientos empezará desde Ferrari siempre y cuando se cumpla una nueva condición: otro año de resultados para el olvido.

Un fracaso de la escudería del cavallino rampante propiciaría la ejecución de, al menos, uno de los pilotos. De hecho, Kimi Raikkonen ya tiene los días contados.

Ferrari busca relevo para el finlandés. Pero, según como vayan las cosas, los italianos podrían desprenderse también de Sebastian Vettel.

El pequeño Schumacher

Además, el equipo de Maranello está muy interesado en contratar a Mick Schumacher, hijo del Kaiser, para ser probador de coches. Eso temporalmente, mientras se forma como futurible piloto.

Y, entre medias, que venga lo que tenga que venir. Se habla de la posibilidad, remota, de un trueque Hamilton-Vettel con Mercedes. El equipo germano estaría a gusto con un piloto alemán.

Luego, la otra operación loca que se ha comentado en el paddock, metería de por medio a Fernando Alonso. Sería un cambio de cromos a cuatro bandas.

La operación más loca

Vettel iría a Mercedes, Hamilton regresaría a McLaren, Alonso firmaría con Red Bull –el problema es que los austríacos pagan sueldos más bajos, pero tienen un coche con pinta de plantar cara a Mercedes– y Daniel Ricciardo se vestiría el rojo de Ferrari.

El mercado está parado, pero algo se cuece. A falta de que se confirme el fichaje de Valtteri Bottas por Mercedes, también suena fuerte la posibilidad de que Carlos Sainz sea el segundo piloto de Ferrari en lugar de Raikkonen.