Jorge Lorenzo va a la guerra con Marc Márquez

stop

El de Ducati le tiene enfilado

Jorge Lorenzo pasa sus vacaciones en Ibiza con su última conquista | EFE

25 de enero de 2017 (12:59 CET)

Jorge Lorenzo despierta dudas. El mallorquín afronta su primera temporada en Ducati. Una apuesta arriesgada para el piloto y para la propia escudería.

Dudas dentro y fuera

El ex de Yamaha tendrá que adaptarse a una conducción totalmente nueva en una de las parrillas más exigentes de la historia de MotoGP.

El equipo, por su parte, confía en un nuevo motorista para volver a lo más alto. La escudería no gana nada desde 2007. Aquella temporada se llevaron el Mundial de constructores y el de pilotos con Casey Stoner a la cabeza. Ahora buscan repetir el éxito.

Pero la incertidumbre no solo sobrevuela el box de los de Bolonia. Desde fuera del equipo las opiniones tampoco auguran nada bueno para el Mundial que empieza el próximo 26 de marzo en Qatar.

Algunas críticas le resbalan a Lorenzo. Otras no tanto. Uno de los que más atiza al balear es Valentino Rossi. Compartieron equipo durante tres años y no acabaron nada bien. La enemistad les unirá eternamente. Las del italiano es de las que le dan igual.

Lorenzo estalla

No le es tan indiferente lo que diga Marc Márquez. El catalán dejó fuera de la lucha por el título a Jorge en sus predicciones para el próximo campeonato. Sus palabras molestaron mucho a su compatriota. No le gustó que pusiera a Rossi en la lista de aspirantes al título por delante del de Ducati.

Jorge se  ha visto espoleado por las declaraciones de Marc y quiere tapar bocas. En la escudería ya lo saben. Ganar en Ducati significaría devolver la gloria a su escudería, pero también quitarle el número uno al de Cervera. El ex de Yamaha más de un objetivo en el punto de mira. Va a por el Mundial y a humillar al de Honda.