Jorge Lorenzo tira de la manta: las miserias de Ducati (y un "si lo sé no vengo") 

stop

El balear destapa el drama que se vive en la escudería de Bolonia

El secreto mejor guardado de Ducati a Jorge Lorenzo | EFE

02 de mayo de 2017 (11:58 CET)

Mal asunto. El paso de Jorge Lorenzo por Ducati no está siendo ni de lejos lo que el balear esperaba que fuera cuando firmó por los italianos el año pasado.

Algunos le avisaron de las dificultades que tendría para adaptarse a la máquina boloñesa, pero el balear primó el dinero al proyecto deportivo y ahora cosecha los resultados.

Ya en los test fracasó estrepitosamente al no acercarse ni siquiera a los mejores tiempos de los candidatos al título, y el inicio de la competición oficial no ha ido mucho mejor.

El ex campeón fue undécimo en el GP de Qatar, en Losail, no completó el trazado en el GP de Argentina, en Termas de Río Hondo, y noveno en el GP de las Américas, en Austin.

Con todo, el español anda decimotercero en la clasificación general con tan solo 12 puntos y ahora se pregunta si hizo bien fichando por Ducati.

Los resultados de su compañero, Andrea Dovizioso, tampoco ayudan. El italiano no terminó la carrera en Argentina, pero fue segundo en Qatar y sexto en Austín, lo que le sitúa en el cuarto lugar de la tabla con 30 puntos.

Cambio radical

El mallorquín estaba completamente adaptado a Yamaha y al pilotaje de la moto nipona. Todo lo contrario de lo que le ocurre en el equipo rojo, donde sigue sin encontrar la tecla qué tocar de una moto que considera demasiado agresiva para volver a la senda de los triunfos.

Para más inri, desde Ducati ya le han dejado claro que si llegan mejoras estas serán para el piloto mejor posicionado en la parrilla, y de momento este es Andrea Dovizioso.

Futuro en el aire

Tanto es así que Jorge empieza a darse cuenta de que quizás cometió un error al meterse en una aventura tan arriesgada.

Lorenzo tiene dos años de contrato y no lo ve tiempo suficiente para dominar la GP17.

Desde Bolonia tampoco le dan margen. O gana en este periodo o no le renovarán, lo que deja al piloto en una difícil situación. "Si lo sé no vengo". Las dudas no dejan de crecer en el balear. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad