Jorge Lorenzo tiene un plan para tapar la boca a Valentino Rossi (y amigos) 

stop

La nueva ofensiva de Lorenzo en Ducati coge fuerza

El plan de Lorenzo en Ducati toma forma | EFE

02 de noviembre de 2016 (16:08 CET)

Lo intentará. Jorge Lorenzo se marchará más que escaldado que Yamaha. El balear llegó en 2008 a la marca azul con la idea de convertirse en el piloto titular. El español sabía que la competencia con Valentino Rossi, que llegó en 2004 a la escudería, sería dura, pero posiblemente no imaginaba el grado de rivalidad que se llegaría a alcanzar. Las últimas temporadas han sido difíciles a nivel interno, ya que a día de hoy es un secreto a voces que los boxes del equipo están divididos entre el mallorquín y el italiano. La tensión ha llegado a altos límites, por lo que las caras largas y las pullas no solo quedan de puertas para dentro, sino que Vale y Jorge muestran sus diferencias en público; la sala de prensa es un ejemplo de ello.

Ante esta guerra fría, Yamaha ha tomado partida. Tras oficializar la decisión de Lorenzo de dejar la marca y marcharse a Ducati a final de temporada, el equipo ha trabajado por y para Rossi. Con todo esto sobre la mesa, el balear cogerá la puerta a final de temporada para luchar contra Valentino desde otro frente distinto.

Unas cifras fácil de superar

De hecho, según desvelan fuentes internas del paddock allegadas al español, el objetivo principal de Lorenzo es triunfar en Ducati. Y es que si llegase a ganar con el nuevo equipo acabaría con dos pájaros con solo un tiro: llevaría a la marca italiana a la gloria a la vez que dejaría en evidencia a Rossi. Il dottore dejó Yamaha para aterrizar en la fábrica de Borgo Panigale.

La aventura de Valentino no le sonrío, por lo que fue una marcha fugaz. En 2011 y 2012, el italiano probó fortuna con la escudería roja, pero no consiguió absolutamente nada. El nueve veces campeón del mundo de MotoGP únicamente logró subir al tercer escalón del podio sobre el asfalto mojado de Le Mans en la primera temporada. Un curso de Rossi para olvidar, aunque la segunda campaña tampoco le fue mejor. La tensión y los nervios le perseguían y Valentino se ocupó de culpar a todos sus compañeros de su sequía de victorias.

Lorenzo, conocedor de este paso desafortunado del italiano por Ducati, espera callar bocas triunfando con la marca roja. Los objetivos están sobre la mesa, por lo que Jorge deberá trabajar para lograrlo si quiere dejar en evidencia a su compañero