Jorge Lorenzo tiene un plan para salir de Ducati (si la cosa se pone muy fea)

stop

El balear se busca la vida lejos de Bolonia

Casey Stoner calla la boca a Jorge Lorenzo con un toque de atención memorable | EFE

23 de mayo de 2017 (11:29 CET)

Euforia interrumpida. El tercer puesto logrado por Jorge Lorenzo en el GP de Jerez apuntaba a que el balear había subido un escalón después de un difícil inicio de temporada, pero el GP de Le Mans devolvió al mallorquín a la cruda realidad.

El pasado domingo el ex campeón  volvió fue sexto y volvió a alejarse de la cabeza de la clasificación. Si las cosas no cambian, el sexto GP de la temporada será otro fracaso en la larga lista que acumula el ex de Yamaha este año. Además, se disputa en Mugello, Italia, la cuna de Ducati, con lo que el tortazo puede ser mucho mayor.

Situación complicada

Con todo, el tiempo está dando la razón a todos los que le advirtieron que no fichara por la escudería italiana. Tanto rivales como rivales le avisaron de la dificultad del pilotaje de la GP17, pero el español priorizó los millones del contrato que le puso sobre la mesa Ducati al proyecto deportivo de los de Bolonia. Una decisión que Lorenzo está pagando muy cara.

Octavo en la clasificación con 38 puntos en la clasificación –a 47 del líder- el ex campeón aspira este año, como mucho, a mantenerse entre los 10 primeros.

Mientras tanto, los responsables de Ducati no esperan que este año se lleve el Mundial, pero sí que se acostumbre al podio para el año que viene convertirse en un claro aspirante al título. No obstante, si no es así, los responsables no piensan renovar su contrato más allá del 2018. La pregunta ahora es: ¿Qué hacer si en Bolonia no le renuevan?

Lorenzo no tiene sitio en los equipos punteros. Suzuki ya le ofreció una moto que el balear rechazó, mientras que en Honda, Marc Márquez no le quiere ver ni en pintura. El catalán prefiere un escudero como Dani Pedrosa que un competidor nato como Jorge Lorenzo. A Yamaha tampoco podrá volver mientras Valentino Rossi siga siendo el amo y señor de la escudería nipona.

Una posibilidad

Pero al mallorquín se le podría abrir otra posibilidad: KTM. El equipo austríaco espera dar un paso adelante esta temporada y situarse entre los más fuertes de la parrilla.

La compañía de Mattighofen está exprimiendo al máximo cada Gran Premio y cada entrenamiento con tal de dar con las claves que les permitan construir una moto ganadora. Después de sumar cuatro títulos en cinco temporadas en Moto3, ahora quieren dar la campanada en la categoría reina y situarse a la altura de los mejores.