Jorge Lorenzo se pone chulo con Marc Márquez: la vacilada que corre como la pólvora en Yamaha 

stop

El balear domina en el test de Brno

El ego de Jorge Lorenzo fulmina a un mito en Ducati

23 de agosto de 2016 (14:20 CET)

Optimista. Jorge Lorenzo ya se ha reactivado después de la mala carrera del pasado domingo en el Gran Premio de la República Checa. El piloto balear lo tenía todo de cara para ser el campeón en seco, ya que su ritmo era el mejor de la parrilla. Sin embargo, ni la jornada ni la climatología le sonrieron y acabó siendo una de las peores carreras de todo el año. El mallorquín terminó último en el circuito de Brno.

Aun así, Lorenzo no baja los brazos. Y es que el de Yamaha sabe que la lluvia le está pasando una mala pasada. El español no arriesga cuando las condiciones climatológicas son adveras, pero sus compañeros sí que lo hacen. Esto le está condenando. Sin embargo, Jorge no tira la toalla y se muestra optimista: "Yo quiero ser campeón. Ahora no pienso en el campeonato, sino en pilotar de la mejor manera posible. Está siendo mitad mala suerte y mitad no buenas sensaciones con el neumático delantero en agua".

Lorenzo lo tiene muy claro. Si en las siete carreras que quedan por delante no llueve, él lo tiene todo de cara para firmar una gran remontada. Y es que en los tests de Brno el balear ha firmado el mejor tiempo y se ha impuesto con solvencia a sus compañeros. Cuando el asfalto está totalmente seco, Jorge no tiene rival. Domina. Su pilotaje y su moto se imponen al resto. Por ello, no se cruza de brazos y ya manda un mensaje claro: si las condiciones climatológicas le acompañan, queda Lorenzo vivo hasta final de temporada. El próximo reto se correrá el 2 de setiembre en el circuito de Silverstone, en Gran Bretaña. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad