Jorge Lorenzo protagoniza la primera pelea de gallos en Ducati

stop

El piloto balear inicia su nueva aventura con muchos problemas

Ducati tiene una sorpresa brutal para Jorge Lorenzo | EFE

01 de enero de 2016 (10:36 CET)

Jorge Lorenzo es un piloto con mucho desparpajo y carácter. Casey Stoner es un símbolo sagrado en Ducati. La pelea de gallos ya ha comenzado en el equipo italiano.

El tres veces campeón del mundo de MotoGP no esconde su malestar con las intromisiones del australiano, piloto probador de Ducati que insiste al balear en la necesidad de cambiar su manera de pilotar la nueva moto.

El expiloto australiano, como ya informó Diario Gol, intuye que su relación con Lorenzo no será fácil. Acostumbrado a que sus opiniones son sagradas en Bolonia, Stoner está convencido de que el campeón del mundo de 2015 no tendrá una fácil adaptación a la nueva Ducati.

Mentalidad cerrada

En plena lucha de egos, el entorno de Stoner ya ha deslizado que Lorenzo es una persona de mentalidad muy cerrada y que siempre quiere tener la última palabra.

Lorenzo, por su parte, pide tiempo y confianza, y reitera su deseo de ser el líder del equipo, recordando que esa fue la promesa que le hicieron los jefes de Ducati cuando negoció su fichaje por la marca italiana.

 "Casey tiene un carácter muy fuerte, muy particular. Compartimos la mayoría de las ideas, pero otras no. En algunas cosas puede hacerme cambiar de opinión. Tengo la menta abierta, me gusta escuchar y luego sacer mis propias conclusiones", recalcó Lorenzo.

Urgencias históricas

Lorenzo quiere dejar las cosas claras antes de que comience el Mundial de 2017 porque no quiere revivir las tensiones que tuvo los últimos dos años con Valentino Rossi en Yamaha.

El piloto balear cobrará 25 millones de euros en las próximas dos temporadas. En Yamaha percibía 10 millones de euros anuales.

Lorenzo, sin embargo, rechazó seguir en Yamaha por sus desavenencias con Rossi. El tema económico, aseguran fuentes próximas al piloto español, fue secundario.