Jorge Lorenzo desatado: mensaje a Marc Márquez, 'recadito' a Valentino Rossi (y palo a Ducati)

stop

El piloto español de Ducati vuelve a ganar una carrera en MotoGP más de un año después

03 de junio de 2018 (15:20 CET)

Jorge Lorenzo lo avisó en la previa del GP de Italia:Soy un campeón”. Así se reivindicaba ante Claudio Domenicalli, director general de Ducati.

Dicho y hecho. El piloto balear ganó en Mugello su primera carrera desde que fichó por Ducati. Su último triunfo fue con Yamaha en Valencia, hace un año y seis meses.

Le ha costado mucho sufrimiento adaptarse a la Ducati, pero este curso ya lo venía avisando. Lideró varias carreras pero no pudo aguantar arriba. Hasta que, al fin, lo logró en Italia.

Lorenzo se siente más fuerte que nunca justo ahora que se sabe la decisión de Ducati de no renovarlo. Este será su último año con la escudería italiana.

Lorenzo calla a Dovizioso y Márquez 

Sin embargo, quizá se lo piensen un poco los de Borgo Panigale, ya que el español sacó hasta cuatro segundos al segundo clasificado, Andrea Dovizioso, primer piloto de Ducati.

Con esta victoria, por delante del propio Dovi y de Valentino Rossi, que salió en cabeza pero fue incapaz de aguantar el ritmo de Ducati, Lorenzo manda muchos mensajes.

El primero a Marc Márquez, que se fue al suelo –como Dani Pedrosa– cuando trataba de alcanzar a Lorenzo. El catalán no quiso al balear en Honda pero demuestra que también es capaz con Ducati.

Tras pasar la línea de meta, Lorenzo se abrazó con uno de sus grandes rivales, Valentino Rossi, que le aplaudió efusivamente cuando estaban en el podio. El español, que volverá a Yamaha el año que viene, amenaza con quitarle el puesto en el futuro.

Los recaditos a Valentino Rossi y Ducati 

Además, le mandó un recadito: Lorenzo entra en la historia de Ducati como el sexto piloto que gana una carrera de MotoGP con la Desmosedici, algo que no logró Rossi.

Y no solo eso. Con esta victoria en Mugello, Lorenzo suma ya seis triunfos en el circuito italiano, tan solo uno menos que Valentino, que lleva sin ganar en casa desde 2018.

Por último, el piloto mallorquín pega un palo a Ducati: ya tiene cerrado su regreso a Yamaha y no se quedará con el equipo italiano aunque se lo piensen y se lo pidan.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad