Jorge Lorenzo: bilis, prepotencia y chulería en su respuesta a Valentino Rossi

stop

La renovación de su compañero le escuece mucho: "Ha hecho bien en firmar porque no tenía muchas más opciones"

Jorge Lorenzo suelta el primer palo a Ducati

20 de marzo de 2016 (11:34 CET)

La tensión en el box de Yamaha se corta con un cuchillo. La renovación de Valentino Rossi antes que la de Jorge Lorenzo, el vigente campeón de MotoGP, ha generado una situación muy difícil en el equipo, según avanzó Diario Gol. Los dos pilotos, compañeros y rivales, se han mandado mensajes cruzados en las últimas horas. Especialmente chulo y prepotente se ha mostrado el español, el más dolido con la situación actual.

Lorenzo ha disparado directo al cuerpo de Rossi en Movistar Plus: "Ha hecho bien en renovar dos años porque no tenía muchas más opciones". Jorge, que quería firmar su ampliación/mejora antes de la carrera de Catar, ha añadido ahora que está "en otra situación". "Soy el actual campeón y por mi pasado tengo más opciones [ofertas] que él y puedo esperar". Jorge ha rematado: "Tengo el contrato encima de la mesa hace una semana, que es lo que quería, es mejor que el anterior, que ya era el que tenía mejores condiciones de la parrilla, pero he decidido esperar...".

Seguirá en Yamaha

Rossi, ante estas insinuaciones, poco ha tardado en responder a su compañero. En pocas palabras, le importa bien poco el futuro de Lorenzo, ni si le afectará esta situación en el inicio del Mundial, aunque sugiere que seguirá en Yamaha. "Para irse a Ducati hay que tener mucho valor", ha declarado Valentino, antes de añadir que "hay que tener cojones para cambiar de moto". "Para mí, al final se queda; no me pide consejos", ha rematado.

Valentino, finalmente, también saca pecho de su trayectoria: "Si estoy contento yo, estará contento Ezpeleta [el mandamás de MotoGP] porque hay muchísimos tifosi que me siguen y también siguen a MotoGP; si son fanáticos de MotoGP también es por mérito mío". Pelea de gallos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad