Honda pone a parir a Fernando Alonso

stop

McLaren asiste con asombro a la ruptura entre el piloto asturiano y el proveedor del motor

A Fernando Alonso se le agotan las opciones para el futuro | EFE

28 de junio de 2017 (19:46 CET)

Saltan chispas. Fernando Alonso no aguanta más. Está harto de los problemas de Honda con los motores. El ultimátum ya es una realidad.

El piloto español está mandando recados constantes a McLaren. Deben entender que les ha llegado la hora de tomar una decisión: Honda o Alonso.

El asturiano no seguirá en el equipo bajo la batuta de Honda porque en tres años la evolución ha sido mínima. Los resultados no llegan y la paciencia se agota.

Alonso ha cumplido con su parte del trato y ha soportado la duración del contrato en Woking. Disgusto tras disgusto, lo único que le quedaba era decir lo que pensaba.

Ya fuese ante los medios de comunicación o a través del team radio, el ovetense se ha quejado largo y tendido en estos tres años. Ahora la pelota está en el tejado de McLaren.

Choque de trenes

En Honda son conscientes de esta situación y han empezado a cargar contra el asturiano. Están hartos de que siempre dispare contra ellos y nunca haga autocrítica. Pero el Nano sigue a la suya.

Alonso ha metido toda la presión posible y ha dicho que tomará una decisión sobre su continuidad a partir de septiembre. El contrato termina el 31 de diciembre.

Si McLaren mantiene la coalición con Honda, lo más probable es que Alonso se embarque en una nueva aventura: Williams, Renault, Mercedes o Ferrari serían los candidatos.

Todavía resuenan las palabras que pronunció en el GP de Azerbaiyán, tras sumar sus dos primeros puntos de la temporada: "Podríamos haber ganado esta carrera".

Colección de palos

Un nuevo palo, que ha sido constante todo el curso. De hecho, no ha hecho más que reivindicar su figura desde que arrancó el torneo, asegurando que había hecho milagros a pesar del motor.

Recientemente lanzó otro dardo envenenado: "Yo en 2018, donde esté quiero ganar". Y ese mensaje incluye tácitamente que, con Honda, no sería posible.

Otra de sus frases más hirientes, directa a McLaren, fue la siguiente: "Para explotar el potencial del coche son necesarias decisiones al más alto nivel en el equipo". Blanco y en botella.