Honda monta un nuevo pelotazo en la moto de Marc Márquez

stop

La ofensiva de los nipones para asaltar el liderato

Honda tiene un as en la manga para que Márquez asalte el liderato | EFE

11 de mayo de 2017 (12:21 CET)

Revolución. El equipo Honda de Marc Márquez y Dani Pedrosa prepara un bombazo para el próximo Gran Premio en el que esperan consolidar su candidatura al título, que sería el segundo consecutivo del piloto de Cervera.

Las RC213V han tenido algunas dificultades en el inicio de la temporada. El nuevo propulsor, combinado con la configuración big bang del motor no ha funcionado como esperaban los ingenieros.

Mal inicio

Los japoneses intentaban solucionar los problemas en la aceleración que tuvieron Marc y Dani el año pasado pero los resultados no estaban siendo nada satisfactorios.

Las motos orientales siguen muy lejos de la velocidad punta que prestan otras máquinas de la parrilla. En Qatar, por ejemplo, la moto de Márquez fue 10 kilómetros por hora más lenta que la GP17 de Jorge Lorenzo, la más rápida del mundial hasta ahora.

En Argentina las cosas no fueron mejor. Las RC313Vcorrieron 11 km/hora más despacio. Pero en Jerez las cosas empezaron a cambiar. Las máquinas japonesas corrieron solo siete km por hora más lentas.

Pero los nipones siguen intentando dar con la tecla para seguir mejorando el rendimiento de las motos. El objetivo es seguir ganando velocidad punta, pero se antoja una tarea difícil, ya que el reglamento prohíbe insertar mejoras en el motor.

 

Por eso en Honda buscan otras soluciones. Una de ellas la han encontrado en el tubo de escape. Márquez y Pedrosa pudieron probar los nuevos componentes el pasado lunes, en los test posteriores al GP de España, y los resultados fueron muy satisfactorios.

Contentos con el resultado

"Probamos otra vez el escape nuevo y lo comparamos con el viejo. Hemos avanzado algo desde la primera vez que lo usé, en Austin, y hemos visto que tienen potencial. Pero hay que seguir trabajando en él en puesta punto", comentó Pedrosa para los medios de comunicación al término de los entrenamientos.

"A mí me tomó casi medio día calibrarlo, pero creo que tiene potencial. Hemos dado un paso hacia delante porque tiene puntos positivos. Ahora hay que evaluar si lo usaremos en Le Mans -dentro de dos semanas- o si volveremos a hacer otra comparativa", reveló Marc.

Con todo, cuidado con Honda. Parece que el vigente campeón está de vuelta después de un inicio convulso y que Valentino Rossi no estará solo en la lucha por el título. El Mundial de MotoGP se pone al rojo vivo.