Ferrari se acerca a Fernando Alonso | efe

Ferrari se acerca a Fernando Alonso: la condición para sacarlo de McLaren

stop

El piloto asturiano no descarta volver con el rabo entre las piernas

10 de agosto de 2017 (20:49 CET)

El futuro de Fernando Alonso puede dar un vuelco brutal en los próximos días. El asturiano ha recapacitado tres años después de salir de Ferrari.

Desde que fichó por McLaren, las cosas no le han podido salir peor al piloto español. Sus resultados han caído en picado y también la confianza en el equipo.

Alonso está muy decepcionado con Honda porque no ha estado a la altura de las circunstancias. Prometieron muchas cosas que no fueron capaces de cumplir.

Sin embargo, lo que más le duele al asturiano es que fue decisión suya. Él aceptó firmar por un equipo de motores inexperto, que tenía dinero pero no conocimiento en la F1.

La apuesta ha sido un fracaso y tras tres temporadas chupando colas de carrera se ha dado cuenta de que estaba mucho mejor en Ferrari. Y que la F1 no depende ya de la calidad de los pilotos. La máquina ha podido con el hombre. 

El ovetense es consciente de que salió mal de Ferrari porque no logró ningún campeonato en cinco años. Estaba quemado. Pero ahora entiende que nadie iba en su contra. Lo intentaron.

Y también lo intentan en McLaren-Honda, pero no llegan. La mala fortuna se alió contra él y solamente el propio piloto puede encontrar los motivos. Lo cierto es que da pasos hacia atrás desde hace años. 

Pendiente de Vettel

Pero eso no empaña una cosa: Alonso ha cambiado de opinión. Ya no está tan dolido con Ferrari. Igual que se le pasó la rabieta del pasado con McLaren, se le ha pasado ahora esta.

Entiende que en caso de que Sebastian Vettel salga de Ferrari, él sería el candidato idóneo para suplirlo. Y no ve con malos ojos volver a un coche competitivo.

Desde Ferrari no lo ven claro, pero no descartarían su incorproación en caso de que realmente Vettel haga las maletas. Si eso ocurre, la condición al español sería clara: que se baje el sueldo. Actualmente cobra 37,7 millones de euros