Ferrari le restriega a Fernando Alonso por la cara su rencor de perdedor ("El mismo horno y los mismos panaderos")

stop

El ridículo más absoluto del asturiano

Ferrari deja en ridículo a Fernano Alonso | EFE

05 de marzo de 2017 (18:52 CET)

No puede. No soporta ver que a Ferrari las cosas van como un tiro. Esperaba que fracasaran un año más pero se equivocaba. A pesar de la evidencia, se niega a reconocerlo.

Fernando Alonso no salió bien de la escudería italiana. Le exigieron resultados pero no le brindaron una máquina en condiciones. Unos se echaban las culpas a los otros y al final el asturiano salió escaldado.

En Maranello no levantaron cabeza durante las dos temporadas siguientes. Fernando se jactaba. El tiempo puso a cada uno en su lugar.

Pronóstico erróneo

El bicampeón esperaba que las cosas le siguieran yendo igual de mal, pero no fue así. Los test en Montmeló dejaron claro que han dado un paso adelante esta temporada.

No marcaron los mejores tiempos pero, sin duda, se levaron la victoria moral. Demostraron que pueden competir de tú a tú con los grandes. Vuelven a ser candidatos claros al título junto con Mercedes y Red Bull.

Zasca a Fernando

Desde Italia le recordaron la frase que dijo a principio de temporada. "El mismo horno y los mismos panaderos".

El ovetense creyó que todo seguía igual en el equipo del Cavallino Rampante. La frase no sentó nada bien en su ex equipo. Le avisaron de que ahora el hazmerreír de la Fórmula 1 McLaren. Curiosamente el equipo en el que está.

A lo suyo

Pese a la evidencia, Fernando no puede esconder su rencor. Insiste una y otra vez en que los claros candidatos al título es Mercedes y que Red Bull es el gran tapado. Así lo reiteró en una sesión de vídeo en directo en Instagram. 

"Los test no sirven de nada. Para mí el equipo más fuerte en la lucha por el mundial es Red Bull. Ahora nadie cuenta con ellos porque se fían de los tiempos, pero no han visto nada. Todos los años nos hacen lo mismo. Mercedes que parte como favorito", dijo el piloto.

Ni rastro de Ferrari. No es capaz de reconocer bajo ningún concepto que les va realmente bien. ¿Volverá el tiempo a ponerlo en su lugar?