Ferrari la lía con Fernando Alonso en la celebración de la victoria del GP de Australia (y Vettel destroza al piloto de McLaren)

stop

Recadito al asturiano tras ganar en Albert Park

McLaren Honda mete miedo a Fernando Alonso con los objetivos (reales) para 2018 | EFE

26 de marzo de 2017 (09:51 CET)

"El mismo pan con los mismos panaderos". Esta fue una de las respuestas de Fernando Alonso durante la pretemporada cuando le pedían un pronóstico para Ferrari en el Mundial de Fórmula 1 2017. En Melbourne, Alonso quedó en evidencia.

El asturiano no salió muy bien de la escudería italiana. Le exigieron ciertos objetivos, pero no le pusieron una máquina competitiva en las manos. Entre todos se echaron las culpas y el asturiano salió por la puerta de atrás.

A la escudería italiana tampoco le fueron demasiado bien las cosas en las dos temporadas siguientes, ya con Sebastian Vettel en el equipo.

Pronóstico equivocado

Fernando esperaba que esta temporada todo funcionara igual en Maranello. El rencor que mantiene con el equipo del Cavallino Rampante no le dejó ponerlos entre los favoritos cuando le cuestionaban por cómo veía el próximo campeonato.

"El aspirante es Mercedes y ojo a Red Bull", decía en sus últimas declaraciones antes de los primeros entrenamientos oficiales. El primer Gran Premio del 2017 ha puesto a cada uno en su lugar.

Mientras Alonso y su MCL32 han tenido que abandonar en la vuelta 53 del GP de Australia, Vettel se alzaba con la primera victoria de la temporada.

Golpe en la mesa

No fue una victoria aislada. Todo lo contrario. Es la confirmación de que pueden ser campeones. En Ferrari han demostrado haber dado un paso adelante y ser candidatos indiscutibles al Mundial.

En la compañía italiana no han olvidado nada de lo que lleva diciendo Alonso desde su salida. Tenían clavados los desprecios del asturiano hacia su ex equipo. Fernando siempre aseguró que los italianos no iban a volver a ganar nada en mucho tiempo.

En el box de Ferrari en Albert Park se han acordado de Fernando durante la celebración de una victoria sonada. No han faltado los recaditos y mensajes directos al piloto de McLaren. Al asturiano le han pitado los oídos. Y lo que le queda.