Fernando Alonso tiene al enemigo en casa en su fichaje por Mercedes

stop

El piloto asturiano sabe que tiene un rival directo para dar el salto al equipo alemán

Fernando Alonso tiene un capricho al alcance de muy pocos | EFE

24 de octubre de 2016 (13:36 CET)

Fernando Alonso no quiere dar otro paso en falso. Desde que ganó el Mundial de 2016, el piloto asturiano ha tomado muchas decisiones erráticas. La primera fue su fichaje por McLaren, donde acabó enfrentado con Ron Dennis y Lewis Hamilton. Luego regreso a Renault, que había perdido potencial, como paso previo a su fichaje por Ferrari, de donde salió por la puerta de atrás tras pelearse con todos sus jefes. Su segunda etapa en Woking tampoco es para tirar cohetes y ahora sueña con retirarse en Mercedes. El problema es que la presunta plaza de Hamilton tiene muchos pretendientes. Entre ellos, Carlos Sainz.

Sainz es un piloto con muy buen cartel. En Toro Rosso están encantados con él y algunas escuderías ya han intentado, sin éxito, su fichaje. Hace poco paralizó las negociaciones con Renault y algunas fuentes aseguran que está en el punto de mira de Ferrari y de Mercedes para 2018.

Mano de hierro

Mercedes domina con mano de hierro la Fórmula 1 desde 2014, pero sus directivos se han cansado de las excentricidades de Lewis Hamilton. Su apuesta es Nico Rosberg, un piloto muy discreto y, además, alemán. Dentro de un año podría haber cambios en el equipo y tanto Sainz como Alonso están bien posicionados para sustituir al británico.

Sainz sería una opción mucho más económica. Alonso, no obstante, ya ha dicho que se rebajaría su salario lo que hiciera falta para correr con la escudería alemana. Y Mercedes prepara unos 10 millones de euros para su próximo piloto si antes rompe su contrato con Hamilton, que cobra unos 35 millones de euros anuales. Rosberg podría ser premiado con un aumento salarial si gana el Mundial de 2016.

El sueño del tercer Mundial

Alonso prepara el terreno para su desembarco en Mercedes. Es un piloto que gusta a algunos directivos. Sainz será uno de sus grandes rivales en el casting de la escudería alemana y él quiere ganar esta batalla como sea. Puede ser la última y no quiere retirarse de la Fórmula 1 sin un tercer Mundial. Hoy tiene 35 años. Sainz, sólo 22.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad