Fernando Alonso suelta una bomba de Ferrari (y es un escándalo)

stop

La nueva temporada de 2017 calienta motores

Ferrari, en el punto de mira de los equipos de la Fórmula 1 | EFE

16 de febrero de 2017 (18:53 CET)

Tocados. La cuenta atrás ha comenzado. A falta de poco más de un mes para que el Mundial de Fórmula 1 encienda sus semáforos, las pruebas se van agotando.

La hora de la verdad se acerca, por lo que las escuderías deben ultimar sus nuevas joyas. Con el cambio de reglamento impuesto por la FIA y los avances de los distintos equipos, se abre un escenario inédito. En este 2017 se espera vivir un cambio radical.

Ante esta situación, las diferentes marcas ya dan un paso al frente para filtrar sus impresiones para este nuevo curso. Todos y cada uno de los equipos aseguran que el avance ha sido brutal.

Los cambios en las unidades de potencia y en el chasis ilusionan a los fieles seguidores de la competición. Mercedes ha prometido mejoras, Red Bull se postula como la gran revolución y McLaren-Honda sorprenderá seguro. ¿Para bien?

¿Y Ferrari?

Una de las marcas más fuertes de la parrilla sigue manteniendo el silencio. En Ferrari mantienen secretismo total.

No pinta bien. Las filtraciones que salen desde el paddock no favorecen a la marca italiana. Y es que desde la última corona de Michael Schumacher en 2004, los de Maranello han ido a remolque.

La escudería del caballo ha ido por detrás de sus principales enemigos a la hora de innovar e ingeniar novedades para los nuevos retos. Nada apunta a que este año las tornas vayan a cambiar.

Ferrari ya no es lo que era. Con los últimos años llenos de sequías, los italianos han ido perdiendo fuelle. Mientras que el resto de escuderías diseñan y planifican la Fórmula 1 del futuro en Motor Valley, los rojos se han estancado en Maranello.

Retratados

Mercedes, Red Bull, Williams, McLaren siguen innovando y tocando palos. De lo contrario, la escudería de Sebastian Vettel va quedando pasos hacia atrás.

El último ejemplo de ello se vivió la semana pasada. Desde Italia no han encontrado los apoyos necesarios para prohibir la suspensión activa de Mercedes y Red Bull.

Ferrari intentó imitar a sus principales rivales, pero no pudo. Por ello, ha querido cortar en sano esta novedad. No ha encontrado 'socios'. Pierde adeptos.

Las previsiones para 2017

La cuestión más alarmante es que mientras los otros equipos avanzan, los italianos se han quedado estancados. Así será imposible ganar.

Y es que los protagonistas del paddock sitúan a Mercedes y Red Bull por delante de Ferrari. Fernando Alonso es uno de ellos. Sin opción al título. Para el resto de equipos cada vez da menos miedo.

Conscientes de esta pérdida de fuelle, desde la plana mayor del equipo se prepara una limpieza total a finales de 2017. Si los resultados no llegan este curso, el cambio será radical. No pueden permitirse otra temporada en blanco. En 2018 todo será posible. ¿Baile de asientos?

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad