Fernando Alonso se avergüenza de McLaren en conversaciones con terceros

stop

El piloto español, muy tocado por los problemas internos de su escudería

Los miedos de Fernando Alonso | EFE

15 de noviembre de 2016 (12:21 CET)

Fernando Alonso está desencantado. Preocupado. Y, sobre todo, molesto. El piloto español reconoce, a personas de su total confianza, que se siente engañado por McLaren y teme que 2017 tampoco sea un buen año para él. El bicampeón del mundo justifica su pesimismo en las promesas incumplidas de la escudería británica en los últimos meses.

La décima plaza. Ése es el objetivo máximo al que puede aspirar Alonso en el Mundial de Fórmula 1 de 2016 cuando sólo falta una carrera. Nico Hulkenberg, noveno clasificado, tiene 13 puntos más que él (66 y 53 puntos, respectivamente) y difícilmente podrá superar al piloto de Force India. Por detrás, Felipe Massa (51 puntos) y Carlos Sainz (46) amenazan al asturiano, desesperado desde el Gran Premio de Suzuka.

Alonso no entiende las falsas promesas que escuchó hace unos meses de McLaren. La escudería británica le prometió que tendría un coche ganador en la recta final del Mundial y que podría luchar por el podio. Nada más lejos de la realidad.

Mejoras insuficientes

Las mejoras introducidas por Honda en el motor del MP4-31 han sido insuficientes, aunque Alonso ha valorado la evolución de la marca japonesa. En cambio, el piloto español no entiende que McLaren no hay solucionado los problemas del chasis y la poca ambición de Ron Dennis, cuyo futuro en Woking pende de un hilo.

Alonso ya piensa en 2017, año en el que espera luchar por objetivos mayores. Sabe que McLaren estará muy lejos todavía de Mercedes, Ferrari y Red Bull, pero espera escalar algunas posiciones. El actual campeonato quiere olvidarlo cuanto antes. Se avergüenza de muchas cosas y está que trina con los responsables de McLaren.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad