Fernando Alonso rebaja su salario para ir a Mercedes

stop

El piloto asturiano juega fuerte

La cara más alegre y risueña de Fernando Alonso

20 de julio de 2016 (19:36 CET)

Fernando Alonso tiene un ojo puesto en el presente y otro en el futuro. El piloto asturiano asume que 2016 será otro año de transición. De pequeñas alegrías y muchas decepciones. El MP4-31 tampoco no el coche competitivo que le contaron y el sueño de ganar otro Mundial se diluye. Mientras en la escudería británica afirman que "Fernando Alonso verá un McLaren campeón por televisión" –las previsiones de victoria de la firma apuntan más allá de 2017, año en en el mejor de los casos se podrá aspirar a algún podio-, el entorno de Alonso está muy pendiente de poder pescar en rio revuelto.

El español lleva meses deshojando la margarita con una conclusión clara: el único asiento que garantiza éxitos inmediatos está Mercedes. Fuera de ahí no hay nada. La 'moto' de Ferrari se cae a pedazos. Red Bull es un quiero y no puedo. Williams dejó lo mejor en el pasado. Y no hay más gallos en el gallinero. Ni ninguno que pueda sorprender de hoy para mañana.

Por todo, el bicampeón del mundo de Fórmula 1 no quita el ojo a su llegada a la marca de Stuttgart en caso que Mercedes se decida a dar portazo a una de sus dos estrellas –Hamilton/Rosberg-.

En las últimas semanas las informaciones que colocan a Alonso en la 'pole' de los alemanes si las cosas se tuercen aumentan. Toto Wolff, director ejecutivo del equipo germano, valora enormemente las capacidades de un piloto único que podría llevar a la marca a un nivel incluso superior. Una idea que comparte el señalado que a través de Luis Abad, el hombre de confianza de Fernando, su mánager, quien avisó de que el asturiano estaría dipuesto a rebajar su caché de 30-35 millones de euros por año si Mercedes apuesta por su fichaje.

Abad, según ha podido saber Diario Gol, resumió el sentir del piloto con una frase lapidaria: "El dinero no es problema. Sólo piensa en lograr su tercer Mundial de Fórmula 1".

Líos internos

Fernando Alonso se deja querer y los jefes de Mercedes toman nota. Los líos internos de Lewis Hamilton y Nico Rosberg están sacando los colores a la firma. En la escudería alemana gana fuerza la idea de un cambio para 2017 por las tensas relaciones entre sus pilotos, por las juergas del británico y, la última, por las altas pretensiones económicas exigidas por Nico para renovar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad