Fernando Alonso puede pescar en el río revuelto de Mercedes

stop

Los conflictos internos en la escudería alemana salpican a Hamilton

Lewis Hamilton y Fernando Alonso se mandan mensajes por lo bajo

28 de noviembre de 2016 (18:08 CET)

Fernando Alonso puede pescar en río revuelto. El piloto asturiano sigue de cerca la situación en la escudería Mercedes. Podría sacar tajada.

La relación entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton se ha enfriado con el tiempo. El alemán es el vigente campeón de la Fórmula 1, aunque todo el mundo sabe que el británico es mejor.

Esa superioridad de Hamilton y el ego que le acompaña han tensado una situación que ya empezó a complicarse la temporada pasada. El hecho de ser los dos únicos pilotos que aspiraban a ganar, gracias a su coche, elevó el nivel de competitividad entre ambos.

Hasta tal punto que dejaron de ser un equipo, a pesar de que Mercedes sigue dictando órdenes de equipo. Al final, cada uno mira por sus intereses.

Esa actitud individualista de Hamilton podría costarle el puesto. El británico tiene contrato hasta 2018, pero de cara al curso siguiente puede haber bombazo.

Tensiones en el último GP

La marcha del británico no está ni mucho menos descartada. Y si sale, se le abre una posible entrada a Fernando Alonso, uno de los pilotos más cotizados en la parrilla.

Las tensiones entre Hamilton, Rosberg y el equipo terminaron de explotar este fin de semana, cuando el alemán se coronó como nuevo campeón del mundo.

"Niki Lauda dijo al terminar la carrera que tendrían que comprobar si, como parecía, el británico había ralentizado a propósito la carrera para intentar que Rosberg llegara, se pusiera nervioso y pudiera tener algún fallo o algún percance viendo el ataque de Sebastian Vettel", explican en As.

Y hubo más: "Antes intentó que también estuviera Max Verstappen en la pelea, de ese modo hubiera metido a dos pilotos, el de Ferrari y el de Red Bull, entre él y Nico, pero finalmente cuando el holandés se quedó sin neumáticos su única opción era esa, que Seb y él mismo hicieran fallar a Rosberg".

Consecuencias en 'standby'

"Y si era así habría consecuencias", amenazó Lauda, que tiene la mala fama de ser él quien apostó por Hamilton, cuando su gran valedor es Toto Wolff.

Hamilton reconoció en rueda de prensa que había intentado esa táctica y criticó el hecho de que su equipo le pidiera ir más deprisa. Avivó el fuego.

Además, incumplió una regla no escrita, un código de honor entre pilotos: siempre hay que ir lo más rápido posible.

Sin embargo, y a pesar de que Wolff reconoció que había desobedecido sus órdenes, el capo de Mercedes intentó justificarle.

Parece que de momento no llegará la sangre al río. Pero Fernando Alonso está muy atento. Ambos tienen contrato en vigor pero no se descarta que se produzca un cambio de cromos. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad