Fernando Alonso protagoniza un lío muy feo fuera de cámara en el box de McLaren

stop

La pretemporada llega a su fin en Montmeló

Fernando Alonso pierde la paciencia en Montmeló | EFE

09 de marzo de 2017 (18:04 CET)

Ambiente caldeado. Tras siete días de pretemporada, la situación no ha mejorada para McLaren-Honda. El equipo de Fernando Alonso está viviendo una auténtica pesadilla en Montmeló.

Todas las expectativas volcadas en el nuevo proyecto quedaron en papel mojado en la primera jornada de tests en el circuit de Barcelona-Catalunya. Los nipones han naufragado entre averías y las respuestas han sido escasas. Un auténtico jarro de agua fría.

Todo tiene un límite

Ante esta situación, los nervios están a flor de piel. Y es que en el directo de Instagram que el asturiano realizó el pasado domingo, el malestar ya se percibía. El bicampeón del mundo de Fórmula 1 llegó a las pruebas con todo el optimismo.

Sin embargo, una vez más, los deseos no se han cumplido y las promesas han quedado en palabras.

Todo esto ha ido agotando la paciencia del ovetense. Sin reparos, el pasado miércoles, el Nano habló de los problemas que están viviendo en la escudería: "En cuanto al chasis todo está funcionando bien. Solo tenemos un problema, que es la unidad de potencia. En cada recta estamos nos faltan 30 o 40 km/h y así es difícil tener buen 'feeling' con el coche".

Claro y directo, Alonso apuntó a Honda directamente. "El coche va bien. En las curvas, de los análisis que tenemos con los oponentes, no perdemos prácticamente en ninguna curva. Perdemos 30 o 40 km/h en cada recta. Si haces la suma de tiempo te sale justo la distancia que tenemos con los primeros", aseguró el piloto español.

Alonso, claro y directo

McLaren ha hecho los deberes, pero los nipones no han dado con la tecla del éxito. De hecho, se esperaba que arreglasen los problemas antes de finalizar los test. Nada más lejos de la realidad.

Hasta Australia no podrán probar el motor definitivo, ya que el pasado martes, Yusuke Hasegawa tuvo que enviar a Japón la unidad de potencia.

Todos estos contratiempos han afectado considerablemente a Alonso. Como es lógico, la paciencia se ha empezado a agotar antes de empezar la competición.

Y es que según aseguran voces internas del paddock, Fernando no tuvo ningún reparo en verbalizar todo lo que piensa en el box. Ante las cámaras fue sutil, pero de puertas para dentro mostró abiertamente su malestar. Se avecinan curvas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad