Fernando Alonso monta el lío en Australia ("Es para largarse de Mclaren")

stop

El mosqueo del asturiano es de categoría

Fernando Alonso está mucho más cerca de Ferrari de lo que parece | EFE

21 de marzo de 2017 (11:23 CET)

Sin expectativas de éxito. Así están las cosas en McLaren-Honda en la misma semana en la que el Mundial de Fórmula 1 2017 dará el pistoletazo de salida.

"Me gustaría que nuestro pilotos llegaran a ver la bandera a cuadros en Melbourne, pero no estoy seguro de que eso suceda", dijo recientemente Eric Boullier, el director deportivo de la escudería.

En otras palabras, los responsables británicos creen que los problemas que se dieron en los test de Montmeló se repetirán en el estreno del campeonato. No esperan ni siquiera acabar la primera carrera.

Pretemporada desastrosa

Los test fueron un desastre (el McLaren no pudo acabar ningún entrenamiento sin percances) y desde Woking avisan de que todo seguirá igual el próximo fin de semana.

Los británicos señalan a Honda como el culpable. Subrayan que al monoplaza le falta potencia y que el propulsor vibra demasiado.

Pero desde el equipo nipón ocurre todo lo contrario. Apelan los problemas del al diseño del coche. Es un pez que se muerde la cola que deja todo el trabajo por hacer.

La historia se repite

Fernando Alonso  lo tiene claro con este panorama. "Es para largarse de McLaren". Por tercer año consecutivo no se ha cumplido ninguna de las promesas que le hicieron durante la pretemporada.

El ovetense ha perdido gran parte de las esperanzas para este curso. Se esfumaron la ilusión y las ganas. Todas las simulaciones dejaron claro que no terminará el primer Gran Premio. Su indignación se palpa en el paddock.

El ovetense se esperaba dar la campanada y rodar sin problemas este año. Sin embargo, nada parece respaldar este optimismo.

Sabe que está obligado, pero si fuera por Fernando no viajarían a Australia. Así no quiere ir. No quiere volver a ser el ridículo de la parrilla. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad