Fernando Alonso mete un palo a Mercedes por el team radio de McLaren (y manda un recadito a Ferrari, Vettel y Hamilton)

stop

El piloto asturiano saca las zarpas en el GP de China

Fernando Alonso entra en el efecto dominó más bestia de la F1 (¡Ojo a Ferrari!) | EFE

09 de abril de 2017 (11:25 CET)

Fernando Alonso está pletórico. A falta de capos en la F1 que alaben su trabajo, el piloto asturiano se tira flores a sí mismo día sí y día también.

Es la estrategia del autobombo. Y tiene una finalidad bastante clara: ponerse en el escaparate para que una marca de primer nivel le haga una oferta.

El objetivo del asturiano es fichar por Mercedes, la única escudería que en estos momentos le daría garantías de éxito. Con la firma alemana, tendría todas las herramientas a su alcance. Dependería de sí mismo para ser campeón.

Y Alonso está más que convencido de que lo conseguiría. Está seguro de que es mejor que ninguno de los restantes pilotos en la parrilla a pesar de los dos abandonos que lleva en dos carreras.

Es por este motivo que en el GP de China cargó, con sorna, contra Valtteri Bottas, el nuevo piloto de Mercedes.

El fichaje finlandés que reemplazó al vigente campeón del mundo, Nico Rosberg, cuajó una actuación decepcionante en Shanghai.

Bottas cruzó la línea en sexta posición –algo impensable para un Mercedes–, pero lo peor fue tener que soportar los comentarios jocosos de Alonso.

Se ceba con todos

Durante la carrera, por el team radio de McLaren, Alonso comenzó: "¿Qué le pasa a Bottas? ¿Por qué no me adelanta?".

El finlandés estuvo tres vueltas pegado al culo del asturiano, incapaz de superarle a pesar de tener un bólido mucho más potente. Alonso alucinaba.

Tras la carrera, el piloto español se cebó un poco más: "Que Bottas no me pudiera adelantar durante tres vueltas es una de las cosas más surrealistas que me ha pasado".

Entonces, comenzó a tirarse flores nuevamente. Cerró así la boca a Toto Wolff, capo de Mercedes, que le había dejado a la altura del betún unas horas antes.

"Lo de Australia pensé que iba a ser irreptible, pero lo de aquí (China) ha sido igual o mejor", confesó el asturiano tras la carrera. Ya en la pole había hablado de "segundo milagro" en dos carreras.

Lo que está haciendo Alonso es mandar constantes mensajes para reivindicarse. En la intimidad destroza a Ferrari y a los dos supuestos grandes pilotos del momento.

Fuentes próximas al asturiano cuentan que en conversaciones internas Alonso asegura que, de tener sus coches, se comería con patatas a Sebastian Vettel y Lewis Hamilton.

Sin embargo, al segundo prefiere hacerle la pelota para que le allane el camino rumbo a Mercedes.