“Están matando a Schumacher”. Alonso o el escándalo que arrasa la F1 | EFE

Fernando Alonso lo sabe: “Tengo noticias de Michael Schumacher” (o lo que pasa. Y nadie cuenta)

stop

El piloto asturiano de McLaren y el estado de salud del alemán

23 de mayo de 2018 (13:12 CET)

En medio de la vorágine de viajes, carreras, negociaciones y polémicas, Fernando Alonso no se olvida de uno de sus ídolos: Michael Schumacher. El de McLaren sigue estando al día de la evolución del alemán.

Y, como Fernando bien sabe, no parece que las noticias sean muy positivas. Y más teniendo en cuenta lo que explicó el que fuera compañero del Kaiser en Ferrari, Rubens Barichello, en una entrevista en una cadena de televisión de Brasil.

El carioca quiso ir a ver a Michael, pero su familia vetó la entrada del ex piloto. “Traté de encontrar una manera de ir a visitarlo. Me dijeron que no nos haría bien ni a él ni a mí”, dijo Rubens, que declaró también que “debemos respetar los deseos de la familia”.

La familia no quiere más filtraciones

El caso es que el entorno de Schumacher tomó la decisión hace ya un tiempo de no dar ni el más mínimo detalle del estado de salud de Michael. Y todo, avisan, por culpa de las palabras que en su día dijo Luca Di Montezemolo, el ex presidente de Ferrari.

Fue Montezemolo quien arrojó un poco de luz sobre el estado de salud de ‘Schumi’, y sus declaraciones no gustaron nada a la familia. Y es que Luca no pudo ser más claro: “Tengo noticias sobre Schumacher y, lamentablemente, no son buenas. Ha sido un grandísimo piloto, con él hemos compartido grandes momentos humanos y profesionales. Pero la vida es rara. Ha sido el piloto más exitoso de la Fórmula 1 y sólo tuvo un accidente en 1999 y no fue por su culpa, sino nuestra. Lamentablemente, una caída accidental con los esquís le ha arruinado”.

Unas declaraciones que supusieron el punto y final a las visitas al alemán, que han quedado reducidas a los familiares y a los más cercanos.

Michael Schumacher sigue en estado crítico | EFE

El estado de Michael Schumacher

Y es que lo que la familia está intentando tapar es una realidad muy dura. Tal y como se dijo en su día en Lasdosorillas, las últimas noticias sobre su estado no invitan precisamente al optimismo.

Schumacher sigue estando muy grave, ha perdido mucho peso (a día de hoy no supera los 45 kilos), estatura (ha bajado de 1’70 a 1’60) y continua necesitando una máquina que le ayuda durante las 24 horas del día a respirar.

Eso sí, la familia, como no podía ser de otra forma, no repara en gastos para su cuidado. El ex piloto tiene a 15 especialistas cuidándole y ayudándole en su evolución. Un equipo cuya factura asciende a 100.000 euros mensuales.

Han pasado ya más de cuatro años y, teniendo en cuenta todas estas informaciones, no parece que vaya por buen camino. Eso sí, toda la Fórmula1, Alonso incluido, no se olvidan de él.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad