Fernando Alonso lo está pasando muy mal en Montmeló  

stop

El MCL32 está dando muchos problemas

El pánico oculto de Fernando Alonso | EFE

01 de marzo de 2017 (16:47 CET)

Aún no está maduro. Fernando Alonso está viviendo una auténtica pesadilla en la pretemporada de Fórmula 1. A falta de menos de un mes para que el curso arranque, el MCL32 de MCLaren-Honda no despierta. 

El binomio ha arrancado estos test con el pie izquierdo. Dos errores diferentes en dos días. El lunes, un fallo en el tanque de aceite, limitó el retorno del asturiano. El martes, Stoffel Vandoorne también fue acechado; un error mecánico no identificado obligó a los nipones a mandar la unidad de potencia a Japón.

Un jarro de agua fría

Dos batacazos que han afectado de pleno al ovetense. El optimismo de Alonso era total, pero en la primera prueba estas buenas sensaciones se han esfumado. 

Tanto es así que el propio Yusuke Hasegawa ha dado un paso hacia adelante para admitir que el nuevo motor Honda aún no está maduro. Hay problemas graves que aún no tienen respuesta ni solución. 

Todo esto ha encendido la llama. La tensión se palpa en los boxes de la escudería británico-nipona. Ni en los peores sueños. 

Este miércoles, Fernando ha vuelto a la acción. Cierto es que, por la mañana, ha rodado 28 vueltas. Ahora bien, la realidad es que el MCL32 no va. El proyecto hace aguas.

La cara y la cruz 

Por lo contrario, el resto de equipos parecen haber encontrado el camino a seguir. Especialmente, Mercedes y Ferrari se están marcando unas primeras pruebas para enmarcar. 

Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen han dejado al público y a sus rivales boquiabiertos; la mejora de la nueva joya italiana ha sido considerable. Por el momento, los dos pilotos de la marca del caballo marcaron el mejor tiempo de la jornada del lunes y del martes.

El equipo rojo ha demostrado sus armas a los grandes enemigos; darán mucha guerra en el Mundial de 2017. Por el momento, todo son especulaciones, ya que las primeras impresiones están muy verdes.

Sin embargo, los grandes rivales y, en especial, Alonso no le quitan el ojo. El ovetense esperaba dar la campanada con la marca británico-nipona para callarle la boca a Ferrari y, por el momento, está siendo al revés. ¿Mejorará la pretemporada para Mclaren-Honda?