Fernando Alonso estuvo de celebración en Suzuka, pese a quedar undécimo | EFE

Fernando Alonso la lía con Ferrari en el GP de Japón (y Vettel estalla)

stop

El asturiano monta el show en Suzuka

08 de octubre de 2017 (11:27 CET)

Fernando Alonso es un hombre feliz. El piloto de McLaren, que arrancaba último el GP de Japón, terminaba undécimo en Suzuka.

La remontada, ‘made in’ Fernando, se llevaba los parabienes de la presentes en una carrera que dejó al español a las puertas de los puntos y una noticia aún mejor para el ego del asturiano.

Mundial por la borda

El abandono de Sebastian Vettel por un problema en una bujía deja al alemán, y a Ferrari, sin opciones al título. Vettel estallaba en el box italiano: los gritos se oían hasta en Maranello.  Y Lewis Hamilton no fallaba: el Mundial está en el saco de Mercedes.

Un resultado que dibuja una sonrisa de oreja a oreja a Alonso fuera de cámara. En McLaren afirman Fernando lleva peor las victorias/triunfos de Ferrari que las desgracias de la escudería británica.

El asturiano ha marcado muy de cerca los resultados de un Ferrari que pronosticó otro curso a rueda de Mercedes. Aun así, la buena marcha del coche rojo, que llegó a colocar a Vettel en lo más alto del Mundial, tenía a Fernando sin pegar ojo.

El español, avisan desde dentro, no soporta la idea de ver a un Ferrari ganador. Alonso, no lo dirá, pero pagaría de su bolsillo para que la escudería italiana no levante un título con él en la F1.

Viejas rencillas

La relación entre  Alonso/Ferrari/Vettel es de traca. En el último encontronazo, el piloto alemán acusaba a Fernando en el GP de Malasia de entorpecerlo como doblado para perjudicarlo.

“Fernando Alonso dijo cuando dejó Ferrari que siempre sería un fan, pero hoy no ha actuado como tal. Me ha dejado detrás para favorecer a Ricciardo. Ha perjudicado a Ferrari", opinó Vettel desatando la ira en las redes sociales: “Por aquí no te atrevas a venir”, señalaron muchos tifosi que cargaron con dureza contra el de McLaren.

Una batalla que, cuentan fuentes internas, siguió alejada de los medios con cruce de acusaciones entre Alonso/Vettel/Ferrari, y que ha ensuciado la semana como nunca.

En Suzuka, con Vettel tocado y hundido, a Fernando le costaba borrar una sonrisa casi permanente de su rostro al ser preguntado por el desastre de Ferrari.

No hubo respuesta. Ni palabras para tanta felicidad.