Fernando Alonso fue a por Vettel después del "idiota" por el team radio de Ferrari 

stop

El GP de México calienta la guerra fría entre Ferrari y el asturiano

Fernando Alonso recibe el primer chivatazo de la Fórmula 1  EFE

29 de octubre de 2016 (12:50 CET)

Tira la cerillita. Fernando Alonso y Ferrari saltan a la mínima. La relación entre las ambas partes no acabó de la mejor manera, por lo que los tira y afloja entre la marca roja y el piloto asturiano son constantes. Tan es así que a la primera de cambios se lanzan pullas de un lado a otro. El Nano, cansado de ser el segundón, se la jugó marchándose a un proyecto nuevo de trinca. McLaren-Honda volvía a la Fórmula 1 con una propuesta que empezaba de cero y el ovetense decidió jugársela con ellos. Este truque no sentó nada bien a Ferrari que, al parecer, aún sigue con el ego muy dolido.

En este sentido, la última pulla envenenada que se ha lanzado al español desde la marca roja tiene como tirador a Sebastian Vettel. El alemán y el asturiano tienen una relación amor-odio más que peculiar. Las pullas entre ambos compañeros son más que habituales, aunque la sutileza de Fernando lo suele dejar en mejor posición. Y es que la última flecha del tetracampeón a Alonso no tiene desperdicio.

El mosqueo de Alonso

En la segunda sesión de entrenamientos libres, el piloto de Ferrari se encontró con el MP4-31 del ovetense en su camino. Al parecer, el bicampeón entorpeció la marcha del germano, por lo que el de Ferrari no dudó en llamarle 'idiota' por el team radio. Esta pulla no es la primera que Sebastian le suelta al equipo refiriéndose a Alonso, ya que en Abu Dhabi también le propinó: "De verdad, Alonso me debe odiar, no sé qué le pasa. Me ha hecho perder un segundo sólo con esto", aseguró a Riccardo Adami, su ingeniero.

Al conocer esta última declaración a su equipo, Alonso no ha dudado en molestarle y querer pedirle explicaciones. Y es que la tensa relación es vox populi en el paddock de la Fórmula 1. Sin embargo, los compañeros del asturiano le han calmado y todo ha quedado en una anécdota entre bambalinas. Fernando se ha limitado a calmar los ánimos en público. La guerra fría sigue su cauce

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad