Fernando Alonso está 'muerto' en McLaren

stop

El piloto español se ha metido en un atolladero

Guerra interna en Honda-McLaren | EFE

10 de diciembre de 2016 (22:21 CET)

Fernando Alonso se ha metido en un atolladero. Está en problemas.

El piloto asturiano ha visto como en cuestión de escasos días se tensaba su relación con la escudería McLaren-Honda, que lo mantiene como el piloto mejor pagado de la Fórmula 1.

Tampoco es la mejor manera de comenzar con el nuevo director ejecutivo del equipo, Zak Brown, que se estrenó recientemente en el cargo para relevar a Ron Dennis.

El problema con Alonso ha venido a raíz de la retirada de Nico Rosberg.

Obsesionado

La posibilidad que le abre la retirada de Rosberg, con el monoplaza de Mercedes vacante, es un caramelo demasiado goloso. Tanto, que todos lo quieren.

El Mercedes es el coche de moda. Imbatible durante los tres últimos años. Conducirlo es sinónimo de competir por el título.

Y una de las obsesiones de Alonso es volver a ganar un Mundial de la F1. Además, suele decir que es una cosa que le queda pendiente. Y que tiene la sensación de que lo logrará.

Coqueteos, celos y traiciones

Pero su coqueteo con Mercedes ha sentado peor que mal en McLaren. La gente de Woking se siente traicionada por el español.

Tanto es así que la voluntad de renovarlo más allá de 2018 se esfuma por momentos. No creen que se lo merezca. Y menos después de conocer la ronda de llamadas que hizo.

En McLaren entienden que Alonso se ha arrastrado por el volante de Mercedes, competencia directa. Y no sirven ni siquiera las palabras de Flavio Briatore.