“Fernando Alonso es un bufón” (o el lío en las Seis Horas de Spa)

stop

El piloto de McLaren pone los cuernos a su equipo de la Fórmula 1

05 de mayo de 2018 (13:27 CET)

A punto para las Seis Horas de Spa (13:30 horas, DMAX). Una nueva carrera de resistencia que Fernando Alonso ha escogido para volver a poner los cuernos a la Fórmula 1.

Y no solo a su competición, sino también al equipo que le da de comer, McLaren, que paga un salario de casi 40 millones de euros al piloto español.

Si en anteriores ocasiones, cuando Alonso ha podido competir en las 24 horas de Daytona o en las 500 millas de Indianapolis, siempre lo ha hecho con McLaren, en esta ocasión ha cambiado de equipo. El asturiano no confía en los suyos.

Alonso ha llegado a un acuerdo con el equipo Toyota para correr las Seis Horas de Spa. Estamos hablando del equipo favorito al título, así que todo está pensado para poner una victoria en bandeja a Fernando. A ver si así gana, al fin.

Pero lo cierto es que desde la F1 se ve con absoluto asombro lo que ocurre con Alonso. Los privilegios que le dan en McLaren y que son impensables para cualquier otro piloto han desatado las críticas en el paddock y las redes sociales: “Alonso es un bufón”.

El español se ha vuelto a salir con la suya y se permite participar en otras competiciones automovilísticas mientras lucha por hacer un papel mínimamente digno en la F1.

El problema es que sus resultados siguen siendo mediocres, aunque han mejorado sensiblemente con respecto al desastre de los últimos años.

Alonso marcha ahora sexto clasificado en la general con un quinto puesto en Australia y tres séptimas plazas en Bahrein, China y Azerbaiyán.

Este año que se supone que Alonso puede pelear por hacer algo decente, incluso algún podio, sorprende que siga haciendo la guerra por su cuenta en otras competiciones.

Pero, sobre todo, que McLaren le permita correr para otros equipos, lo que supone asumir riesgos innecesarios con el piloto mejor pagado del mundo. Una locura.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad