"Fernando Alonso es un autobús": la bronca de las broncas en McLaren

stop

El piloto asturiano ha tenido que abandonar la carrera por problemas mecánicos

Fernando Alonso y el propietario de la MotoGP, Ezpeleta

19 de junio de 2016 (17:17 CET)

Fernando Alonso ha vuelto a quedar retratado. La motivación con la que llegaba el piloto asturiano a Bakú se ha visto aplastada a lo largo del fin de semana. Hoy ha sido el colmo. El MP4-31 del español ha tenido de nuevo problemas. Todos los compañeros que han querido le han pasado la mano por la cara. Y es que Alonso con mucha garra pero con poco coche, no ha podido hacer absolutamente nada por terminar la carrera. A falta de 7 vueltas para el final, el Gran Premio de Bakú ha acabado para el asturiano.

Mucho prometer pero poco demostrar. Esto es lo que le está pasando a McLaren-Honda con Fernando Alonso. El piloto se la jugó plantando a Ferrari y apostando por un nuevo proyecto muy esperanzador, pero ahora los resultados no llegan. Lo único que consigue son 'largas'. El bicampeón del mundo está teniendo paciencia, pero poco a poco se le agota. Y es que carrera tras carrera el McLaren se está convirtiendo en el hazmerreír de la parrilla.

Bakú, una nueva pesadilla para Fernando Alonso

Durante todo el fin de semana el MP4-31 del español no ha rodado bien. El asturiano llegaba con el objetivo de entrar en la Q3, pero el sábado ya hizo un mal crono en la calificación y terminó decimocuarto. Una jornada muy dura para el Nano que tuvo que aguantar las burla de su compañero más preciado, Sebastian Vettel. El alemán se refirió al español por radio: "Estoy perdiendo temperatura del neumático como un loco porque Alonso va como un autobús". Las palabras de Vettel no han dejado indiferente a Fernando que ve como su caché va cayendo en picado.

Aun así, el español confiaba en hacer una buena carrera. Pero tampoco ha podido ser. El fantasma de la fiabilidad ha vuelto a McLaren, esta vez en forma de problemas en la caja de cambios. Alonso ha tenido que abandonar. Y es que la paciencia de Alonso se va agotando. A finales del 2015 se le prometieron podios para 2016. Ahora, con la temporada bien entrada, el asturiano tiene claro que los podios no llegaran. De hecho, la sombra de la duda ya apunta a 2017.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad