Fernando Alonso es la víctima del mayor ridículo antes de la presentación del McLaren

stop

En la escudería británica auguran otro fracaso estrepitoso

La presentación del nuevo MCL32 será este viernes | Getty

23 de febrero de 2017 (12:25 CET)

Los primeros monoplazas del Mundial 2017 de Fórmula 1 empiezan a ver la luz. A falta de un mes para el inicio del campeonato las escuderías ya muestran sus cartas. Este miércoles fue el turno de Force India.

La presentación del nuevo VJM10 tuvo lugar en el circuito británico de Silverstone y contó con la presencia de 'Checo' Pérez y de Esteban Ocon, los dos pilotos del equipo.

Las novedades del VJM10

El diseño confirmó la vuelta de la aleta de tiburón y destaca en el morro escalonado que propuso la compañía británica en el 2014.

No estuvo presente pero también se llevó su parte Fernando Alonso. El bólido del piloto de McLaren-Honda no verá la luz hasta este viernes, pero los augurios no son nada positivos.

Vijay Mallya, uno de los máximos responsables de la escudería junto al holandés Michiel Mol, dejó por los suelos al asturiano y a su equipo. "No veo ninguna razón por la que no podamos estar en el 'Top 3', así que vamos a por ello", dijo el mandatario indio.

El coche tiene un gran potencial y es el resultado de un gran trabajo realizado durante los últimos 12 meses. Tenemos grandes esperanzas puestas en él", añadió.

Según Mallya, Alonso no tendrá ninguna opción este año para desbancar a Mercedes, Ferrari o Red Bull. Sí, en cambio, las tendrán en Force India.

Pavor en McLaren-Honda

En Woking estuvieron muy pendientes de lo que ocurría en Silverstone y las reacciones tampoco fueron nada buenas. Vieron el trabajo realizado en la escudería británica y descubrieron que están muy lejos de sus competidores.

Temen que Force India, así como Renault, Williams y Toro Rosso estarán por delante en tiempos. En otras palabras, les asusta volver a hacer el ridículo.

El oventense y los suyos tienen un mes para poner a punto el MCL32. Este viernes verá la luz, pero aún queda un largo trabajo por hacer.