¡Esto sí es un 'Biscotto'!: Yamaha se alía con Valentino Rossi para liquidar a Jorge Lorenzo

stop

El piloto balear, muy molesto con el rendimiento de su moto tras anunciar su marcha a Ducati

Valentino Rossi, eufórico, tras ganar el Gran Premio de España de MotoGP en Jerez / EFE

24 de abril de 2016 (15:30 CET)

Para Biscoto, el de Yamaha y Valentino Rossi en 2016. La victoria del heptacampeón del mundo en Jerez confirmó que la escudería japonesa ha iniciado una campaña para favorecer del piloto italiano y perjudicar a Jorge Lorenzo, que las próximas temporadas correrá para Ducati.

Rossi ganó con gran autoridad el Gran Premio de España de MotoGP. Su Yamaha fue inalcanzable para Lorenzo, segundo clasificado, y Marc Márquez, tercero, en un fin de semana perfecto para el piloto italiano. Valentino aventajó a su compañero en 2.3 segundos (en algunas fases superó los cuatro segundos) y en 7 al líder de Honda. "Hemos sido rápidos desde el viernes por la mañana. Tengo que agradecérselo a Yamaha", destacó Rossi.

El heptacampeón del mundo celebró la victoria con gran efusividad. No ganaba en Jerez desde 2009 y sólo había sumado 33 puntos en las tres primeras carreras. Ahora acumula ya 58, siete menos que Lorenzo (65 puntos) y 24 menos que Márquez (82 puntos), y su felicidad contrastó con la impotencia de su compañero de equipo. Impotencia y malestar.

El malestar de Lorenzo

Lorenzo, según ha podido saber GOL de fuentes próximas al piloto, estaba muy molesto con el rendimiento de su moto. "No, no, no", exclamó varias veces al acabar la carrera. Nada más bajarse de la moto, miró su rueda trasera. "No he tenido tracción", lamentaba el actual campeón del mundo. En privado se mostraba mucho más explícito y lamentaba el favoritismo de Yamaha hacia Rossi.

"No creo en las casualidades", recalcó Lorenzo a una persona de su total confianza. El balear está convencido de que Yamaha ya le está pasando factura a su decisión de abandonar el equipo y fichar por Ducati. En Jerez su moto no tenía el ritmo de la moto de Rossi, que cuenta con la bendición del equipo.

Márquez, por su parte, contempló la polémica desde una prudente distancia. Dio por bueno el tercer puesto y espera que Rossi se olvide definitivamente de él. Hoy, la obsesión de Valentino es Lorenzo y cuenta con el apoyo total de Yamaha, cuyas motos fueron mucho más rápidas que su Honda y la de Dani Pedrosa, cuarto en Jerez.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad