Escándalo Fernando Alonso: el lío más gordo en McLaren (o “Si no me pagas lo cuento todo”)

stop

Una nueva polémica estalla en el Gran Premio de Francia de Fórmula1

23 de junio de 2018 (15:00 CET)

El lío que tienen montado en McLaren es de los gordos. De hecho, la tensión en la escudería es grane. Si bien con el cambio de motor los de Woking han dado un paso adelante, tampoco es que el coche de Fernando Alonso sea una maravilla. Ni mucho menos.

Se ha ganado en fiabilidad, pero el rendimiento dista mucho de los principales candidatos al Mundial. Un año más, al menos hasta el momento, McLaren estará muy lejos de los podios y victorias que se prometieron no hace mucho.

 Alonso resuelve su futuro en una reunión  con McLaren (y está cerrado) | EFE

El escándalo con Fernando Alonso

Pero el lío que ha estallado ahora nada tiene que ver con los monoplazas de Alonso o Vandoorne. Todo es culpa de unas chocolatinas. O al menos eso es lo que explicaba hace unos días el periódico ingles Daily Mail.

El caso es que varios fueron los trabajadores que confesaron al rotativo inglés que en diversas ocasiones se les ha pagado con chocolatinas de 25 peniques (centavos). Una información que el equipo ni afirmado ni ha negado.

De ser cierto, que aún no se puede afirmar, supondría un auténtico escándalo teniendo en cuenta los sueldos desorbitados que se mueven en el mundo de la Fórmula1. Es obvio que un piloto estrella y un mecánico o un trabajador de la fábrica de Woking nunca tendrán el mismo sueldo, pero teniendo en cuenta que Alonso se lleva alrededor de 30 millones de euros al año, la historia de las chocolatinas avergüenza a propios y a extraños.

Y no ha hecho más que empezar. Desde Inglaterra avisan que los mismos trabajadores que denunciaron esta situación son los que han lazando un mensaje directo al equipo: “o me pagas o lo cuento todo”.

El dinero es un problema en McLaren

¿Qué es lo que quieren contar? Algo muy duro para los británicos: la situación financiera del equipo. Amenazan con desvelar que McLaren está al borde de la quiebra. El gasto en el Mundial es altísimo y los resultados no acompañan.

Si a eso se le suma el hecho de no contar con el apoyo de un patrocinador principal (nadie ha querido apostar por un coche perdedor), la cosa se complica. Veremos como le van las cosas a Alonso este fin de semana en el Gran Premio de Francia. Todo apunta a una nueva decepción.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad