El veto de Marc Márquez en Honda

stop

El piloto de Cervera impone su autoridad en el equipo

La jugada de Marc Márquez a Valentino Rossi con su nueva imagen  | EFE

02 de diciembre de 2016 (13:51 CET)

Marc Márquez, cinco veces campeón del mundo, es el líder indiscutible en Honda.

La autoridad del piloto de Cervera es sagrada. En el equipo tienen claro que Márquez debe encontrarse cómodo para sumar más títulos.

El pasado invierno, Márquez tuvo más de una oferta para cambiar de equipo. La más firme fue de Ducati, que finalmente acabó contratando a Jorge Lorenzo a cambio de 25 millones de euros por dos temporadas.

Márquez, curiosamente, no comenzó demasiado bien el curso pasado, pero Honda le prometió que mejoraría su moto. Los resultados llegaron inmediatamente.

Honda, paralelamente, le garantizó al piloto catalán que tendría plenos poderes en el equipo si renovaba su contrato.

La condición

Márquez condicionó entonces su renovación a la continuidad de Dani Pedrosa, que también había sido tentado por otros equipos.

El piloto de Cervera siempre ha tenido una buena relación profesional con Pedrosa, de quien valora su compañerismo y su discreción. Nada que ver con las tensiones que se vivían en Yamaha entre Valentino Rossi y Jorge Lorenzo.

Honda aceptó la propuesta de Márquez y frenó las negociaciones que había iniciado para fichar a Cal Crutchlow, piloto británico de 31 años muy amigo de Rossi.

Márquez tenía claro que Crutchlow no sería tan dócil como Pedrosa ni asumiría su liderazgo.

El piloto inglés tuvo conocimiento del veto de Márquez y contactó con Rossi, quien personalmente había avalado el fichaje de Maverick Viñales por Yamaha.