El último ridículo de Jorge Lorenzo deja a Marc Márquez con la boca abierta (y ni Valentino Rossi se lo cree)

stop

El piloto de Ducati monta el festival de la comedia en MotoGP

Marc Márquez pone sobre aviso a Jorge Lorenzo | EFE

23 de junio de 2017 (13:37 CET)

Jorge Lorenzo está que se sale. Cada día sorprenden más sus palabras, sus declaraciones. Ha llegado a un punto en que, según se comenta en el paddock, roza lo cómico.

El piloto de Ducati sabe que no estará ni cerca de ganar el Mundial de MotoGP este año. Asumido el fracaso, ya se moja sobre quién podría ser el posible ganador.

Y el balear lo tiene muy claro: su favorito es su compañero de equipo, Andrea Dovizioso. El italiano lleva ya dos victorias en lo que va de temporada y es segundo en la general con 104 puntos.

"Me encantaría que Dovi fuera el campeón del mundo y si yo puedo ayudar para que eso sea posible en el caso de que llegue al final del año con opciones, ayudaría al máximo; por mi fábrica y por él", asegura Lorenzo.

Sin embargo, las palabras del mallorquín han generado crispación y risas entre los pilotos rivales. Los que saben de su fuerte ego no se creen ni una palabra.

Es el caso de Marc Márquez, incapaz de comprender como un ganador nato como es Lorenzo se borre de esta manera del Mundial. Es más, apoyar a su compañero podría acabarle pasando factura.

Valentino Rossi, más perro viejo, cree que todo es una estrategia de Lorenzo para quedar bien. Pero que a la hora de la verdad no le regalará ni un solo punto a su compañero. Morderá como siempre, pero se sabe peor ahora mismo.

Lorenzo apoya a Dovizioso

Mientras tanto, Lorenzo esgrime sus argumentos: "Hay que ser empático, para Dovi este es un resultado magnífico. Estoy contento por él, es un piloto que trabaja mucho. También lo estoy por el equipo; hemos tenido un comienzo de temporada difícil".

"Incluso en mi peor momento siempre he estado muy feliz en Ducati. Siempre me han tratado muy bien, me han hecho sentirme importante para el desarrollo de la moto. Luego, es verdad: no llegaban los resultados, me caí, me costaba mucho estar a menos de un segundo del líder... Eso te apaga", expone el balear.

Sin embargo, sigue positivo: "Pero cuando ves un progreso evidente, como el que se ve ahora, que ya no estoy tan lejos, eso te anima un poco más".