El último chivatazo sobre Valentino Rossi borra la sonrisa de la cara a Marc Márquez

stop

El piloto catalán se vuelve a sentir amenazado

Marc Márquez señala al relevo de Valentino Rossi en Yamaha  | EFE

11 de diciembre de 2016 (19:51 CET)

Mucho ha llovido desde que Valentino Rossi y Marc Márquez se enfrentaron sobre el asfalto de Sepang en 2015. Pero el paso del tiempo no ha cicatrizado las heridas.

Aquél día los adelantamientos se sucedieron: curvas a ras de suelo, roces, contactos, tensión, una patada y al suelo. Marc cayó. Luego, la sala de prensa se incendió.

Nada ha sido igual desde entonces. La rivalidad entre ambos subió varios decibelios, pero mantuvieron la compostura en 2016. Simplemente Rossi lanzó algún que otro dardo envenenado.

Marc ha vivido relativamente tranquilo en los últimos meses. Ello le ha permitido volver a levantar el título de campeón del mundo.

Obsesión por la décima corona

Pero de cara a la próxima temporada se vuelve a sentir amenazado. Y no es porque Rossi vaya a orquestar sus hordas de seguidores en Italia para que le hagan la vida imposible al catalán.

El motivo de los temores, fundados, es un chivatazo que ha llegado a oídos de Márquez: Rossi está como una moto. Se está preparando a tope para ganar el Décimo Mundial.

Al parecer, el de Tavullia está más implicado que nunca. Totalmente concentrado desde ya en conseguir su objetivo/obsesión.

Ultramotivado

Rossi ha puesto firme al equipo de mecánicos e ingenieros en Yamaha para que fabriquen la mejor moto de la parrilla. Quiere contrarrestar a la Honda.

A nivel personal se ha motivado mucho en el aspecto físico: dieta, más horas de gimnasio, entrenamientos en el 'ranch'... El italiano está ultramotivado.

Desde que se ha ido Jorge Lorenzo de Yamaha es como si Rossi se hubiese quitado un gran peso de encima. Lo tiene todo a favor para que sea su gran año, pero debe ganárselo. Lo sabe. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad