El show fuera de cámara de Valentino Rossi con Jorge Lorenzo en Motorland

stop

Máxima tensión entre los dos pilotos de Yamaha antes del Gran Premio de Aragón

Jorge Lorenzo y Valentino Rossi, en la presentación de la Yamaha M1

23 de septiembre de 2016 (12:39 CET)

El Mundial de MotoGP entra en su fase decisiva y Valentino Rossi ya se ha pasado de frenada. Un año después de acusar a Márc Márquez de favorecer la victoria de Jorge Lorenzo para que ganara el campeonato de 2015, el heptacampeón del mundo de la máxima cilindrada acusa ahora a su compañero de ayudar al piloto de Cervera. La tensión en Yamaha es máxima y en el circuito de Alcañiz se están viviendo escenas que auguran un desenlace muy crispado.

Después de la bronca entre Rossi y Lorenzo en Misano, con gestos despectivos e insultos del italiano a su compañero, los dos pilotos se reencontraron en Alcañiz. En la protocolaria rueda de prensa previa al Gran Premio de Aragón. En la misma, los dos corredores se ignoraron. Ni se saludaron ni cruzaron palabra protocolaria. Cada uno fue a lo suyo.

Rossi y Lorenzo atendieron a los periodistas sin mirarse. Con cara de pocos amigos y pocas ganas de cumplir un trámite que incomodaba especialmente al piloto balear, actual campeón del mundo. Lorenzo, que estalló hace dos semanas en Misano tras un adelantamiento muy agresivo de su compañero, está harto de tantas polémicas con Valentino, pero en Alcañiz se reafirmó en sus quejas.

"Mantengo más fuerte mi opinión de Misano después de ver el adelantamiento en vídeo. Encima de la moto no pude ver su línea y en el vídeo sí, con lo que mantengo mi opinión", comentó Lorenzo.

Minutos después, Rossi y Lorenzo abandonaron la sala de prensa. Lejos de las cámaras, hubo fuertes reproches entre amnbos. La tensión podía cortarse y en Yamaha lamentan que sus trifulcas benefician a Márquez, líder del Mundial con 223 puntos, 43 más que el italiano.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad