El 'recadito' de Marc Márquez a Honda: el precio de cargarse a Valentino Rossi

stop

El piloto catalán eleva el nivel de exigencias con la consolidación de su liderazgo en MotoGP

Marc Márquez hizo el segundo puesto y subió al podio de Assen | EFE

28 de junio de 2016 (23:17 CET)

Marc Márquez es más listo que el hambre. El piloto catalán, que acumula un buen séquito de detractores en el Mundial de Motociclismo –nunca gusta que los últimos en llegar ganen a los más veteranos–, está dando una nueva lección de pilotaje esta temporada en MotoGP. Tiene una moto más lenta que las Yamaha y todo el mundo lo sabe, pero se mantiene líder del mundial con 145 puntos: 24 más que Lorenzo (121) y 42 más que Valentino Rossi (103).

El buen momento del de Cervera, que en Barcelona ya avisó que se acercaba una parte del campeonato que favorecía a su manera de pilotar, sigue siendo muy consciente de sus defectos. Con la edad está madurando: ha aprendido a no arriesgar más de la cuenta por una victoria para ir sumando poco a poco. Acumula dos victorias, tres segundos puestos y solo una caída, que ni siguiera le impidió cruzar la línea de meta y sumar tres puntos. De cine.

Sin embargo, no puede bajar el nivel de exigencia con Honda. Si la marca nipona quiere vencer a su gran rival e impedir la conquista del décimo título de Valentino Rossi, Márquez necesita una moto mejor. No se cansa de repetirlo. Es urgente que lleguen las mejoras mecánicas para poder seguir plantando cara a las veloces Yamaha. Vencer a Valentino tiene un precio: una moto 'nueva'.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad