Fernando Alonso tiene un plan de fuga de McLaren | EFE

El plan de fuga más secreto de Fernando Alonso que callan en McLaren

stop

El asturiano no quiere pillarse los dedos

06 de noviembre de 2017 (12:23 CET)

Nuevo escenario. Fernando Alonso espera con ansias que finalice el actual Mundial de Fórmula 1  y ponerse manos a la obra con el siguiente.

La marcha del motorista Honda a Toro Rosso y la nueva alianza de McLaren con Renault es la gran motivación del asturiano para la próxima temporada.

El asturiano espera que el cambio de proveedor de propulsores cause una revolución en Woking que devuelva a la escudería británica a lo más alto.  De ahí que haya decidido renovar con el equipo inglés.

Renovación a corto plazo

No obstante, Alonso solo ha firmado por un año más, y en su decisión hay un motivo de fondo. Y en McLaren lo saben.

A sus 36 años, el español sabe que no tendrá muchas oportunidades más de sumar su tercer campeonato mundial y no quiere no atarse a ningún equipo ni cerrarse ninguna puerta de cara al futuro.

Alonso tendrá contacto directo con Remi Taffin, jefe de motores de Renault, con lo que sabrá de primera mano de todas las progresiones de los galos. Asimismo, si los franceses responden pero en McLaren no dan la talla, Fernando se planteará una salida inminente al finalizar la temporada.

McLaren, a examen

Después de tres años de fracasos junto a Honda, el equipo británico tiene la responsabilidad de demostrar que los malos resultados se debieron al mal hacer de los japoneses. Hasta ahora el equipo naranja era el único que llevaba los motores nipones, pero no ocurrirá lo mismo con Renault. Otras escuderías también lo usarán, con lo que se podrán comparar, y si las cosas siguen sin funcionar ya se sabrá de quién es la culpa.

Por si acaso, el bicampeón se ha guardado un salvoconducto por si tiene que salir en globo de cara al 2019, y Renault, sería su principal objetivo para aterrizar antes de retirarse de la F1. Allí, en la que fue su casa cuando sumó sus dos únicos títulos, sabe el ovetense que le recibirían con los brazos abiertos.