El pacto de Marc Márquez con Dani Pedrosa del que Valentino Rossi no se enteró

stop

El piloto italiano recorta puntos al líder, pero sigue demasiado lejos por culpa del 'kamikaze'

Marc Márquez para los pies a Dani Pedrosa en el Mundial de MotoGP | EFE

11 de septiembre de 2016 (15:06 CET)

Marc Márquez guardaba un as en la manga. Ya nadie contaba con él, pero este domingo en el Gran Premio de San Marino, dio la sorpresa. Dani Pedrosa se vistió de kamikaze y remontó siete posiciones para ganar en la casa de Valentino Rossi. Al piloto italiano, una vez más, se le truncaron los planes y se quedó con cara de tonto al ver que, por cuarta carrera consecutiva, un outsider de la parrilla le ganaba la partida. Antes fueron Iannone, Crutchlow y Viñales.

El Mundial de MotoGP ha entrado en una dinámica muy interesante, con escenarios imprevisibles que alimentan la emoción de un campeonato que sigue estando en el bolsillo de Marc Márquez. Aunque a cada carrera que pasa, el italiano le come un poco más de terreno. Esta vez, Rossi sumó 20 puntos al terminar segundo, mientras que Márquez anotó 13 en su casillero por quedar cuarto. De los 50 de la semana pasada, la diferencia se ve reducida a 43 puntos.

Jorge Lorenzo, que arrancaba líder, completó el podio junto a Pedrosa y Rossi. El piloto balear no pudo materializar las buenas sensaciones de la clasificación durante la carrera, ya que Rossi no tuvo excesivos problemas en avanzarlo. El italiano se veía campeón hasta que a falta de ocho vueltas para el final le alcanzó un obús llamado Dani Pedrosa. El catalán estuvo a punto de arrollarlo y las cámaras grabaron como el padre del piloto mascullaba algo entre dientes que parecía toda una lindeza dedicada a Rossi. Hay muchas tensiones en la parrilla.

Vale por una renovación

Pedrosa hizo, al fin, honor a su deuda con Márquez. El de Cervera le defendió a capa y espada para que Honda le renovase contrato y así poder seguir vinculado con el equipo japonés durante dos años más, cuando alternativas como Cal Crutchlow se postulaban con fuerza. A cambio, Márquez esperaba que Pedrosa le ayudase a conquistar su tercer Mundial. Con la remontada que protagonizó en Missano –partía desde la octava posición– se coronó y lo celebró como si fuese el campeón del mundo. Márquez también lo celebró, mientras Rossi hacía aspavientos. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad