El objetivo real de Fernando Alonso con Renault para 2018 es terrible | EFE

El objetivo real de Fernando Alonso con Renault para 2018 es terrible

stop

El piloto asturiano teme una nueva racha de frustraciones sin control

05 de octubre de 2017 (20:14 CET)

Llega un momento en la vida en que una de las profesiones más atractivas y codiciadas del mundo se convierte en algo tremendamente frustrante. Una pesadilla. Algo así como lo que le pasa a Fernando Alonso.

El piloto asturiano, llamado a ser el gran heredero de Michael Schumacher, ha visto como pilotos supuestamente inferiores le pasaban la mano por la cara año tras año. Una situación difícil de digerir.

El español ha vivido un auténtico calvario desde que logró su segunda corona de campeón del mundo. Problemas en McLaren, regreso a Renault, más problemas en Ferrari y el via crucis de su segunda etapa en McLaren.

Los motores Honda han sido una losa imposible de salvar para el equipo. Tanto, que la escudería británica ha roto relaciones con los nipones en aras de salvar la continuidad de su gran piloto, Alonso.

El ovetense está feliz por el cambio. Y, de alguna manera volverá a competir con Renault. Si bien seguirá en McLaren, el fabricante francés será el nuevo distribuidor de motores en 2018.

Pero los pronósticos no son demasiado halagüeños. A pesar de que el director de equipo, Éric Boullier, se atrevió a decir que lucharían por el podio y aspirarían a ganar alguna carrera. Parece difícil.

Los sondeos aleatorios apuntan a un nuevo fracaso de Alonso. Seguramente podrá competir algo más, terminar carreras y pelear más a menudo con los de arriba. Dependerá de la unidad de potencia.

Sin embargo, pensar en ganar carreras es ser demasiado optimista. Mercedes, Ferrari y Red Bull seguirán estando por delante de McLaren.

Además, la unión de la desterrada Honda con Toro Rosso hace temblar en Woking. Alonso será más rival de estos, de Force India o de Williams que de los grandes. El objetivo real para 2018 sigue siendo terrible.