El motor Honda revienta el McLaren de Fernando Alonso

stop

El MP4-31 tiene un ritmo muy lento en carrera y en Woking exigen soluciones inmediatas a la marca japonesa

Fernando Alonso, en el MP4-31 en Australia

24 de marzo de 2016 (13:34 CET)

El debut de McLaren en el Gran Premio de Australia estuvo condicionado por el espectacular accidente de Fernando Alonso. La pronta recuperación del piloto español fue celebrada en la escudería británica, pero en Woking están muy preocupados por el rendimiento del MP4-31. Las mejoras introducidas en el chasis y en la aerodinámica del monoplaza contrastan con los evidentes problemas del motor Honda.

Los datos que manejan las escuderías castigan a McLaren. En Australia, el coche de Jenson Button fue dos segundos más lento que el de Nico Rosberg (Mercedes), el primer líder del Mundial. Las distancias se mantienen respecto a la pasada temporadas y las alertas se han disparado en Woking. En Inglaterra ya han pedido responsabilidades a Honda.

"Vamos un poco justos de prestaciones en carrera. Todavía nos falta un poco", manifestó Alonso tras el accidente que sufrió en Australia. En los últimos meses, el piloto español se ha quejado en varias ocasiones del nuevo motor Honda y amenaza con abandonar la escudería británica a finales de 2016.

Problemas para adelantar

El nuevo McLaren tiene muchas limitaciones. En Honda tendrán mucho trabajo para ajustar el motor. El MP4-31 tiene un ritmo muy lento en carrera. En las rectas se evidencian los problemas y tanto Alonso como su compañero de equipo, Jenson Button, tienen muchas dificultades para adelantar a otros monoplazas.

Button acabó la carrera de Australia bastante frustrado. Discutiendo con los responsables de McLaren, que le instaban a adelantar a sus rivales. "Mi coche no ha ido muy mal, pero creo que tomamos algunas decisiones estratégicas imperfectas", dijo el ex campeón del mundo en un tono conciliador. De puertas adentro, Button se mostró mucho más enojado.

Eric Boullier, el máximo responsable de McLaren, no quiso profundizar en los problemas del motor del MP4-31 y se limitó a señalar que "la degradación de los neumáticos también fue un problema para Button". Boullier, sin embargo, sigue presionando a Honda para que mejora las prestaciones del nuevo motor, la asignatura pendiente de McLaren en los últimos años.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad