Rossi lo sabe: Márquez no lo quiere (y Honda lo tiene apalabrado) | EFE

El milagro de Valentino Rossi que deja a Marc Márquez con la boca abierta

stop

El italiano rompe todos los pronósticos

04 de septiembre de 2017 (19:54 CET)

El sueño de su décimo título ha quedado en nada, pero Valentino Rossi está dispuesto a dar que hablar antes de que acabe el campeonato de MotoGP.

Tras la disputa del GP de Gran Bretaña –donde acabó segundo tras Dovizioso- la triste noticia saltó. Rossi sufríó una fractura de tibia y peroné mientras se entrenaba con su moto de Enduro.

Marc Márquez perdía un competidor por el título de la noche a la mañana y se liberaba de la presión de un competidor nato dentro del circuito. Incluso sin opciones de alzarse con el campeonato, Rossi siempre es incómodo en carrera.

El pronóstico más optimista de los médicos apuntaba a una vuelta con más miras puestas en el marketing que en la competición real. El 13 de octubre en Motegi era la fecha señalada.

Il Dottore se auto diagnostica

Tras la operación a la que se sometió el piloto italiano, la bomba estalló en el mundo del motociclismo. Rossi asegura que estará listo para correr en Aragón y sólo podría perderse el GP de San Marino.

Aunque sólo se pierda una carrera, sus opciones al título son prácticamente remotas, pero el nueve veces campeón del mundo es optimista. Si Márquez se cayó una vez puede pasarle el mismo al resto.

Los motivos de Rossi para augurar su temprano regreso son simples. Cuando se lesionó en 2010 se recuperó en 40 días. Pese a la edad, considera que la lesión actual es menos grave. Podría estar preparado en tan sólo tres semanas.