El McLaren de Fernando Alonso hace el ridículo en el simulador

stop

El Gran Premio de Europa amenaza con abrir otra guerra en la escudería británica  

Parte trasera del McLaren de Fernando Alonso

16 de junio de 2016 (10:13 CET)

Máxima tensión en McLaren. El MP4-31 encalla. La escudería británica y Honda siguen sin dar con la tecla para mejorar el rendimiento de sus coches. Sigue siendo muy lento en las rectas y la unidad de potencia no recupera bien. En Canadá, Alonso acabó muy tocado, consciente de que 2016 será otro año horrible. Este fin de semana, en Bakú, las previsiones apuntan a otra jornada decepcionante.

Las primeras pruebas alimentan el pesimismo. Red Bull asume que perderá 1,2 segundos en la recta del nuevo circuito urbano, mientras que en McLaren temen una pérdida de dos segundos respecto a Mercedes y Ferrari.

Circuito muy exigente

El circuito de Bakú, muy exigente con la unidad de potencia, pondrá al descubierto todas las carencias del MP4-31. Ron Dennis, el presidente ejecutivo de McLaren, exige soluciones inmediatas, pero en Honda piden paciencia para desarrollar sus motores.

Alonso, muy molesto, sigue sin hablar de su futuro. El piloto español se deja querer por Mercedes y en McLaren estarían encantados con su salida del equipo. Sobre todo Ron Dennis, que quiere construir un nuevo campeón. Su apuesta es Vandoorne, que cobra la mitad que el bicampeón del mundo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad