El lado más oscuro de Jorge Lorenzo (y el lío bestial en Ducati) | EFE

El lado más oscuro de Jorge Lorenzo (y el lío bestial en Ducati)

stop

El balear firma una temporada desastrosa

19 de septiembre de 2017 (19:47 CET)

No hay tiempo de reacción, ni excusas. Jorge Lorenzo está protagonizando su peor temporada en años y sólo un milagro en las cinco carreras restantes podría evitar el ridículo del ex campeón del mundo.

El balear llegó a Ducati con la idea de volver a llevar a la escudería italiana a lo más alto con un título, y para tal tarea se acordó que sería el piloto mejor pagado del paddock.

El objetivo marcado por Lorenzo se está cumpliendo, pero gracias a Andrea Dovizioso. El piloto italiano marcha en cabeza de la clasificación empatado con Marc Márquez, ambos suman 199 puntos.

Lorenzo, mientras tanto, sólo ha conseguido sumar 90 y marcha en novena posición. Delante de él se posicionan pilotos como Johann Zarco, Cal Crutchlow o Danilo Petrucci, sin moto oficial.

La peor temporada en 15 años

Si Lorenzo no consigue escalar puestos en la tabla, habrá que remontarse hasta 2003. Entonces corría para Derbi y terminó el año duodécimo. Incluso entonces logró un triunfo, algo que este año no puede decir. Ha subido una vez al tercer escalón del podio.

Misano parecía el circuito ideal para que Lorenzo confirmara sus pequeños avances. No en vano es el piloto que más victorias ha conseguido en MotoGP en San Marino junto a Valentino Rossi. Pero una inoportuna caída le privó de ello y el incendio con Ducati es inevitable.

Con Andre Dovizioso luchando por el título cobrando la mitad que el piloto español, muchos en la escudería italiana ven redundante a Lorenzo. No consideran normal pagar 12 millones de euros al año para pelear por los puntos. El equipo rojo sabía que costaría lograr la adaptación tras años en Yamaha, pero no a este punto.

El buen momento del italiano y la presión de contar con Casey Stoner como probador en la escudería plantean muchas amenazas para Lorenzo. Tendrá que obrar un milagro para no certificar el año más negro de su carrera.