El jaque mate de Valentino Rossi a Jorge Lorenzo en tres movimientos

stop

La estrategia de The Doctor ha salido según el plan previsto: es el rey de Yamaha

Valentino Rossi coloca a Jorge Lorenzo fuera del Top 5

27 de abril de 2016 (12:40 CET)

Ni los mejores Garry Kasparov y Bobby Fischer hubieran realizado un jaque mate tan soberbio como el de Valentino Rossi a Jorge Lorenzo en Yamaha. Il Dottore apenas ha necesitado tres movimientos, con mucha psicología y un punto de rapidez, para echar del equipo a su compañero.

El primer movimiento fue la anticipación. Tanto Valentino Rossi como Jorge Lorenzo terminaban contrato con Yamaha en 2016. Mientras el vigente campeón del mundo esperaba una oferta a la altura de su éxito para ampliar su vínculo (y un mayor reconocimiento del equipo, en forma de galones, que nunca llegó), The Doctor se apresuró en fijar las condiciones de su nuevo acuerdo. Forzó sus mejoras y, sobre todo, evitó, de paso, que Yamaha se rindiera al español. Lo cierto es que Yamaha trabajará para el Mundial de Rossi en 2016.

Antes incluso de este movimiento espectacular llegó otro hecho que reforzó su posición en Yamaha y debilitó inevitablemente a Jorge Lorenzo. Días antes del anuncio oficial del acuerdo, Yamaha y la academia de pilotos de Valentino, la VR46 Academy, firmaron un acuerdo de colaboración. El equipo japonés, entre otros puntos, se comprometió a proveer a la VR46 de motocicletas, y a patrocinar el proyecto durante tres años.

El jaque mate lo ha provocado el mismo Rossi por viejo/experto. Él maneja como nadie los asuntos internos, las puñaladas, las servidumbres; ha evitado que el equipo le dé el número uno a Lorenzo. Se ha hecho más fuerte que nunca. Con su estrategia, ha forzado el apresurado anuncio del adiós de Jorge a Ducati, hecho que deja al campeón español con las vergüenzas al aire, ya que ha cavado su tumba en el sentido de que el equipo se volcará 100% para que Valentino, implicado con el proyecto, se lleve el Mundial de MotoGP 2016. El 46, además, se quita de encima a un rival con el que no se habla desde el supuesto biscotto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad