El independentismo catalán quiere cargarse a Fernando Alonso

stop

La CUP se convierte en un nuevo enemigo del piloto español

Fernando Alonso, en el punto de mira del independentismo catalán

24 de noviembre de 2016 (11:21 CET)

La CUP no quiere que Fernando Alonso siga corriendo en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

La política también ha entrado en la Fórmula 1. Al menos, en Cataluña. La CUP se opone a la celebración del Gran Premio de España y critica la última subvención que ha recibido el Circuito de Barcelona-Catalunya.

"La inversión pública por una actividad de dos días al año supone pérdidas para el erario público que están fuera de toda ética", ha denunciado Mireia Boya, diputada del grupo independentista en el Parlament.

El Gran Premio de España

Boya, contrarias a los 7,5 millones de euros que ha aportado el Govern al circuito, recalcó que las carreras de Fórmula 1 y de motociclismo "son una actividad altamente contaminante que carece de ética". "Yo cerraría el circuito", sentenció.

La celebración del Gran Premio de España de Fórmula 1 en Montmeló peligró en los últimos años por motivos económicos. La FIA, sin embargo, prorrogó el anterior contrato en mayo de 2015, asegurándose que Barcelona organizara una carrera anual hasta 2019.

Barcelona, según admiten fuentes próximas al circuito de Montmeló, paga un canon muy inferior a otras ciudades para acoger un Gran Premio de Fórmula 1.

La oposición de la CUP no es compartida por los diputados de Junts pel Sí y otras fuerzas políticas como el PSC, el PP y Ciudadanos. Podemos, por su parte, comparte su rechazo a las carreras de Fórmula 1 y de motociclismo.

Impacto económico

Vicenç Aguilera, el actual presidente del circuito, asegura que las carreras tienen un impacto muy positivo para la economía catalana y, en especial, para Barcelona.

Aguilera aseguró que los Grandes Premios de automovilismo y motociclismo generaron 340 millones de euros en 2015, y recalcó que el circuito estuvo abierto durante 322 días.

Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, también se ha mostrado contraria a seguir subvencionado el circuito. La partida municipal ha disminuido en los últimos años y la Generalitat ha tenido que acudir al rescate.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad