El garaje privado de Fernando Alonso 

stop

Las perlas que han desfilado por el parking del piloto

La última imagen del MCL de Fernando Alonso revoluciona la red  | EFE

13 de octubre de 2016 (19:08 CET)

Sus perlas. Fernando Alonso se pasa el día montado en su monoplaza. El piloto de Fórmula 1 le dedica toda su vida a los coches, por lo que su mejor aliado a día de hoy es el MP4-31 de McLaren-Honda. Sin embargo, cuando deja atrás los boxes del binomio británico-nipón, el asturiano también tiene tiempo para darse vueltas en otras gangas. Y es que el garaje con los coches privados de calle del bicampeón español ha dado mucho de sí.

Alonso se sacó el carnet de conducir en 1999. Curiosamente, lo consiguió a la primera con un Renault Mégane. La marca del rombo no solo le dio los mejores momentos sobre el asfalto de los circuitos, sino que también le dio su primera alegría al volante en la carretera. De hecho, como varias veces se ha contado, el punto más llamativo fue que los examinadores amonestaron al ovetense por ir demasiado lento. Aun así, el certificado acabó en su bolsillo y desde entonces han sido muchos los coches que han pasado por su garaje privado.

Cambio de equipo, cambio de coche

El primer turismo que entró en el parking de Fernando fue un Renault Mégane. El asturiano está limitado a la hora de escoger un coche, ya que las firmas con las escuderías le imponen exclusividad con la marca. Por ello, el primero fue un Mégane, aunque cogió el de gama alta: Sport.  

Cuando firmó por McLaren en 2007, el cambio de coche fue increíble, ya que pasó a conducir un Mercedes SLR McLaren 722 Edition. Durante esta efímera etapa se sentó en uno de los mejores coches de la calle. Sin embargo, en 2010 entró a Ferrari, por lo que tuvo que sustituir la gran perla por otra ganga: Ferrari 458 Italia.

Aquí no quedó todo, ya que durante esta etapa también se hizo con un Maserati Gran Cabrio de color negro. Además, en sus últimos tiempos en la Scuderia, Alonso se hizo con un Ferrari FF, al parecer regalado por Montezemolo.

Ahora, en su reciente etapa en McLaren, el ovetense ha cambiado totalmente su garaje, ya que se le ha podido ver con el McLaren 650 S en color naranja. Sin embargo, también se ha dejado caer con un Honda Civic Type R y con la gran joya de la corona: el Honda NSX. Los coches no se le dan nada mal a Fernando Alonso. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad